Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Esto no se paga con dinero

Por Javi Gómez - Lunes, 10 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Los dirigentes de Osasuna, a la hora de negociar contrataciones, renovaciones y demás asuntos con los jugadores, deberían ponerles el vídeo de ayer de El Sadar. Luego, cuando comiencen a alucinar, les explican que es la primera victoria en casa en toda la temporada y que estamos en abril. No, que no se ha conseguido la clasificación para la Champions o un título, ni siquiera la salvación. Seguramente no creerán que es cierto, así que lleven de varios días, que los hay.

Después de enseñarles eso, les dicen que si quieren ganar más dinero, seguramente Pamplona no es el sitio más indicado, pero si quieren desarrollar su profesión con un pueblo entero detrás dejándose el alma por ellos, que vengan, van a vivir algo único que no lo van a encontrar en ningún otro sitio. Prometido.

Y sino, que alguien cuente de otra afición que siga yendo al estadio después de la temporada que están sufriendo. No solo eso, sino que se dejan la garganta animando en cuanto los de abajo, los del verde, luchan y demuestran garra.

En otros campos, habría pitos, quejas y mal ambiente;en El Sadar los jugadores encuentran apoyo y aliento sin cesar

Que se lo pregunten a Fausto, que a base de garra, lucha y pundonor, en apenas 7 meses, se ha convertido en un tipo querido y ovacionado por los rojillos día tras día.

O a Riviere, que está completando una temporada como mínimo discreta, y que ayer se llevó una ovación de gala tras luchar y conseguir un balón lejísimos de la portería. Déjate la vida por la camiseta y ellos se romperán las manos aplaudiendo. El resultado importa, pero menos que en otros lugares. Esfuerzo por encima de talento.

Eso no quita, por supuesto, que la afición de El Sadar sabe paladear a un jugador con calidad como Sergio León. Un ariete como hacía años en Osasuna. Su segundo gol de ayer, con su pierna menos buena, es para quitarse el sombrero.

Pero la explosión de un jugador como Sergio es más fácil con una afición como la de Osasuna detrás, que comprende fallos y apoya en los momentos difíciles. No vamos a mentar a ninguna otra para que no haya enfados, pero en otros campos esto es una utopía, habría pitos constantes a todos.

Seguramente en otros sitios os van a pagar más, pero es casi imposible que vayan a encontrar un ambiente como el de El Sadar para poder desarrollar tu profesión. Eso, jugadores, no se paga con todo el dinero del mundo.