las tarifas más elevadas, en sanfermines

Abre el Hotel Pompaelo en la plaza Consistorial: entre 89 y 1.200 €

El establecimiento, un cuatro estrellas con spa y restos arqueológicos integrados, abre puertas en el corazón de Pamplona este miércoles

EFE - Lunes, 10 de Abril de 2017 - Actualizado a las 13:29h

Una de las habitaciones del nuevo hotel Pompaelo.

Una de las habitaciones del nuevo hotel Pompaelo. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Una de las habitaciones del nuevo hotel Pompaelo."Sky bar"del hotel Pompaelo.Instalaciones del nuevo hotel Pompaelo. Foto: PATXI CASCANTE.Instalaciones del nuevo hotel Pompaelo. Foto: PATXI CASCANTE.Instalaciones del nuevo hotel Pompaelo. Foto: PATXI CASCANTE.Vista de la fachada del hotel Pompaelo.Recepción del hotel Pompaelo. Foto: PATXI CASCANTEUna de las habitaciones del Pompaelo.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PAMPLONA. El Hotel Pompaelo se suma desde este miércoles a la oferta de plazas turísticas de la capital navarra, un cuatro estrellas con spa, restos arqueológicos integrados y situado junto al Ayuntamiento.

Propiedad de las hermanas Arantxa y Pilar Legorburu, que cuentan ya con hoteles en San Sebastián y Lasarte, Pompaelo dispone de 30 habitaciones dobles, una suit y una individual, todas exteriores, parte con vistas a la Plaza Consistorial, otras a la calle Zapateríay el resto a la calle Nueva.

Sus precios oscilan entre los 89 y los 124 euros en temporada baja, un 20 % mas la suit, y entre los 300 y los 1.200 en sanfermines, según habitación y día.

Para Semana Santa las reservas ya confirmadas llenan ya el hotel el viernes y el sábado, mientas que para jueves y domingo aún quedan habitaciones.

Según ha subrayado en conferencia de prensa Fernando Ruiz la Casa, ésta ha sido un proyecto "complicado" en lo arquitectónico, mientras que su construcción ha llevado 18 meses.

En la planta menos dos el hotel cuenta con un centro de spay belleza con cabinas para tratamientos, sauna, baño de vapor, fuente de hielo y duchas de contrastes, que ofrece además tarifas especiales para empresas y peregrinos.

En la planta baja y con terraza en la plaza del Ayuntamiento está el café "Galea", que toma el nombre de los restos de la torre encontrada, construida en el siglo XI y derruida en el XVI, y considerada como el principal elemento de la muralla defensiva del burgo de San Cernin.

En la última planta del inmueble, formado por dos antiguos edificios de viviendas, se encuentra el sky bar denominado "1423" por ser la fecha del Privilegio de la Unión que dio lugar al nacimiento de Pamplona, y desde el que el cliente tiene vistas panorámicas.

En el diseño interior del hotel se ha conjuntado historia con modernidad, de manera que una misma habituación cuenta con parte de un muro medieval con su saetera, tv de plasma y wifi gratis.

Y es que la intervención arqueológica se realizó sobre 60 metros cuadrados, "la única parte del solar que no tenía sótano, y han sido muy generosos", ya que hay hallazgos desde la época romana hasta el siglo XVIII, ha comentado Mercedes Unzu, responsable de la misma.

Unos "importantes" restos, parte de ellos visibles en algunas de las habitaciones, igual que en recepción. Entre ellos Unzu ha citado estratos y materiales sin estructuras asociadas de la época romana alto imperial, que permiten confirmar la implantación de la ciudad romana.

Se han hallado asimismo cerámicas itálicas y gálicas, y dos enterramientos del siglo IV, uno de ellos con ajuar, que pertenecen a una necrópolis que había en la zona.

También se han encontrado un foso defensivo que podría estar relacionado con un campamento o con tropas móviles, ya que la muralla queda lejos, y un paramento correspondiente a un muro defensivo exterior de 12 metros de altura que se identificado con la "Torre Galea".

Esta "es una las más mencionadas en la guerra de los burgosaunque era difícil ubicarla", ha dicho Unzu, quien ha explicado que con el tiempo se convirtió "en patíbulo desde el que despeñaban a los delincuentes".

En la torre, un descubrimiento "importante para la historia de Pamplona", servía como lancero Guillermo de Anelier durante la guerra de la Navarerría en 1276 y con su poema ha permitido conocer las imágenes más cruentas de aquel conflicto.