Villavesa: montar jaleo tiene multa

Hasta 3.000 euros puede costar la broma de armar bronca en el autobús urbano. No pagar, molestar a los pasajeros o no seguir las órdenes del chófer se sanciona - Aquí se relatan cuatro casos.

Un reportaje de Marivi Salvo - Lunes, 10 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Imagen de usuarios este sábado cogiendo el autobús en Labrit por la noche.

Imagen de usuarios este sábado cogiendo el autobús en Labrit por la noche. (D.N.)

Galería Noticia

Imagen de usuarios este sábado cogiendo el autobús en Labrit por la noche.

Parece que no ocurren, pero los conductores vienen denunciándolas ante la ciudadanía, y apelando a la Mancomunidad para que tome medidas. Algunas acaban con el conductor agredido, y el malhechor huido y sin ser localizado, y otras acaban en multa, cuando el que monta el jaleo es detenido y sancionado por la Mancomunidad. Porque armarla en la villavesa no siempre sale gratis, y la Ordenanza del Transporte Urbano Comarcal, que entró en vigor en 2014, regula los comportamientos incívicos prohibidos en el autobús y las sanciones aplicables, que pueden llegar incluso a 3.000 euros en el caso de las más graves. A continuación se relatan los últimos 4 casos de trifulcas ocurridas en la villavesa y que terminaron con sanción por parte de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

5 multas en un viaje

560 euros

“No he pagado el autobús en la p... vida y no voy a hacerlo ahora”

El episodio ocurrió el 23 de noviembre de 2014, a las 7.15 horas. En la pareada de la avenida de Pío XII, “sube al autobús un grupo de unos 6 u 8 jóvenes, y uno de ellos es amonestado por el conductor porque pretende acceder sin comprar el billete de viaje”. Se inicia una discusión entre ambos: “Me dejas en Barañáin y en paz”, vocifera, mientras algunos viajeros protestan porque la interrupción del viaje les va a llegar tarde al trabajo. El conductor llama a su central a través de la emisora y explica el problema, y recibe indicaciones de que espere a la Policía: “Me suda la p... que venga la Policía. No he pagado en autobús en la p... vida y no voy a hacerlo ahora”. Algunos viajeros renuncian a continuar el viaje y abandonan el autobús. A las 7.21 horas llega al lugar una patrulla de la Policía Municipal. Los amigos del joven le avisan que se aproxima la policía y entonces ésta baja del autobús”. Identifican al alborotador fuera de la villavesa, mientras un policía foral, que ha presenciado todo el incidente dentro del autobús, señalando que va a interponer una denuncia por “alterar el orden público”. El grupo le profiere insultos y amenazas como “ya nos veremos hijo de p...”.

Según la resolución 203/ 2015 del procedimiento sancionador, “quedó acreditado” que el joven “generó molestias a los pasajeros, molestias al conductor, incumplió las órdenes verbales del conductor por no abandonar el vehículo, mantuvo discusiones con el conductor, interrumpió el servicio de transporte urbano y no abonó la tarifa”. Todos estos hechos “son constitutivos de 6 infracciones administrativas leves”. Las cinco primeras fueron sancionadas con 100 euros de multa, y no abonar la tarifa le supuso otros 60 euros más. En total, 560 euros.

daños a la villavesa

520 euros

Orinar en el autobús

Otro caso típico en las noches de marcha, cuando el alcohol anda de por medio. Ocurrió el 13 de mayo de 2016. Según figura en el expediente, sobre las 7.40 horas de la mañana, Policía Municipal recibe una llamada de la Mancomunidad de Transporte Público “solicitando nuestra presencia en un autobús, ya que una persona se había orinado dentro y no quería abandonar el mismo”. Los agentes locales se personan en el lugar y observan al aludido “que se encuentra sentado en un asiento, con todos los pantalones mojados y un gran charco en el suelo, cuyo líquido procede de ese mismo asiento”. El informe de la empresa que gestiona el Transporte Urbano, TCC, valoró que los daños ocasionados en el vehículo fueron de 122,60 euros. Se le impusieron dos sanciones, una de 480,80 euros, por causar daños al autobús, y otra de 40 euros “por no comportarse dentro del vehículo de manera cívica y responsable, ocasionando molestias a los restantes usuarios y al conductor”.

Molestias a los viajeros

200 euros

Bebiendo una litrona

Un episodio que sucedió de día, el 26 de junio del año pasado, a las 5 de la tarde. El autobús de la línea 4 “retrasó su salida en la avenida de Pamplona, 1, el límite de Barañáin, como consecuencia de un incidente producido por varios pasajeros”, que llevaban una litrona de cerveza. “El conductor del autobús comunicó por la emisora que la Policía Municipal de Pamplona subió al autobús para identificarlos”. La resolución de la Mancomunidad indica que los hechos fueron “constitutivos de 2 infracciones administrativas, calificadas como leves”. Fue sancionado con una multa de 100 euros por ocasionar molestias a los restantes usuarios y al conductor y con otra de 100 por beber en el autobús.

comportamiento incívico

200 euros

Con los pies en el asiento y sin querer bajarlos

El 30 de octubre de 2016, a las 7.25 de la mañana. Ocurrió en un autobús de la línea 7, donde unos jóvenes estaban molestando al conductor: “A la llamada de la emisora central se personan en la avenida de San Jorge porque, al parecer, el chófer está teniendo problemas con algún pasajero”. Según refiere el conductor, “un pasajero tenía los pies subidos en el asiento y tras negarse a retirarlos, procedió a llamar a la policía”, mientras que “se ha visto obligado a detener la marcha hasta la espera de la llegada de una dotación de la policía”. Según relató el pasajero implicado y su compañero “lo sucedido no ha tenido trascendencia alguna y en ningún momento han desautorizado al conductor”, recoge la denuncia. Los hechos fueron constitutivos, y así consta en la resolución, de dos “infracciones leves”. Se le impuso una sanción de 100 euros por “ocasionar molestias a los restantes usuarios y al conductor” y otra de cien “por incumplir las órdenes del conductor”.

sanciones

600

Euros máximo las leves

Las sanciones leves tendrán multa de 60 euros (no pagar el billete) a 600. Está prohibido fumar en la villavesa, asomarse por las ventanillas, hablar con el conductor excepto cuando se trate de requerir información del servicio;producir ruidos molestos o innecesarios, reservar asientos para otras personas, comer o beber dentro del vehículo;arrojar papeles u otros objetos y practicar la mendicidad.

3.000

Euros las más graves

En el artículo 20 de la Ordenanza Reguladora del Transporte Urbano Comarcal se recoge que las infracciones graves serán multadas desde 601 a 3.000 euros. Son aquellas que “impliquen riesgo para su integridad física o la de los demás viajeros”. También causar daños a los vehículos o las marquesinas, consumir dentro drogas o estupefacientes o manipular los dispositivos de emergencia.