Alexko ya es uno más en el huarte

tercera división reapareció el sábado, un año después de su lesión de ligamento cruzado

Martes, 11 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Alexko Bacáicoa.

Alexko Bacáicoa. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Alexko Bacáicoa.

pamplonA- Alexko Bacáicoa jugó su primer partido de Liga el sábado. Una lesión de ligamento cruzado anterior que se hizo la pasada campaña le ha tenido un año en blanco. Desde el 3 de abril de 2016, cuando se lesionó ante el Beti Onak en Villava hasta el sábado, ha sido un año largo para este veterano jugador del Huarte, que ha superado con trabajo e ilusión los momentos más difíciles.

El sábado no acusó los nervios de la inactividad. “Como ya me había avisado el entrenador que iba a jugar de inicio, ya me había hecho a la idea. Últimamente me sentía cada día mejor y, aunque al principio siempre tienes un poco de miedo después de una lesión grave, cuando salí a calentar ya ni me acordé de la lesión. Esa fue la mejor señal. Terminé cansado, porque al final el ritmo de competición no es el de los entrenamientos, pero bien, contento”, comenta el jugador.

La lesión fue el 3 de abril, pero no le operaron hasta septiembre. “Tienes que esperar a que te hagan la resonancia, después a los resultados... Sería finales de mayo cuando me confirmaron que era el ligamento cruzado”. En ese momento, a punto de cumplir los 32 años, se le pasó por la cabeza de todo. “Si hubiera tenido 20 años, no habría dudado en operarme para volver a jugar. Pero con 31, te lo piensas. Hablé con el entrenador y él me dijo que me guardaba una ficha, que no tuviera prisa y que me recuperara bien, que la ficha iba a seguir siendo mía. Así que me lo tomé como un reto personal y me animé, porque, después de tantos años jugando, tampoco me apetecía retirarme así. Ahora no sé si seguiré la temporada que viene o no, pero al menos que pueda elegir sin estar lesionado”.

SIETE MESES DE RECUPERACIÓNLe operaron el 3 de septiembre, cinco meses después de lesionarse, y a partir de ahí el trabajo ha sido constante. Sólo el que ha pasado por algo similar sabe qué es. “Es duro. Son muchos meses de soledad. Y aburrido. Los tres primeros meses ni aparecía en los entrenamientos, sólo a saludar. Todo es trabajo de gimnasio por tu cuenta. Te levantas, vas a trabajar, comes y después al gimnasio. No te apetece nada. Si eres profesional y cuando te levantas vas al gimnasio, ni tan mal. Pero después de trabajar... Cuando iba a ver al equipo, se te ponen los dientes largos, porque a mí, me imagino que como a todos, lo que me gusta es jugar. Con esa ilusión he ido haciendo la rehabilitación. Ya al cuarto mes puedes hacer algo de campo y estás con el grupo. El día que empiezas a correr es un subidón”.

Alexko Bacáicoa ha ido cumpliendo todos los plazos de la recuperación “como un reloj. Iba a Zentrum, con Jurdan, y no he tenido ningún contratiempo en todo este tiempo. He tenido suerte, o he trabajado bien, no sé, pero ves casos que se complican”. En los días más difíciles, no le han faltado apoyos. “Mi novia, la familia, mis compañeros, el entrenador, el fisio...”. Así que el sábado la alegría por su debut a los 32 años era festejado por todos. - M.J. Armendáriz