El Consistorio estudia crear un espacio de ‘coworking’

Se alojará en Mayor 59 y dependerá del área de Juventud, que cuenta con tres técnicos

Martes, 11 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pamplona trabaja en el nuevo pliego que regirá la gestión de la Casa de la Juventud a partir del próximo mes de junio. Así lo dio a conocer el concejal de Participación Ciudadana Alberto Labarga en comisión de Asuntos Ciudadanos ante la petición de UPN para conocer el trabajo que están realizado los nuevos técnicos de juventud desde su incorporación el pasado mes de noviembre.

Según Labarga, se han contratado dos técnicos para este área y un tercero que ha regresado después de trabajar en comisión de servicios con el Gobierno de Navarra.

Labarga recordó a su vez que el Gobierno cedió en su momento el local de la calle Sangüesa al Consistorio pamplonés en un acuerdo que caducó en 2016 y que ya ha sido renovado gracias, dijo, a la voluntad de las administraciones del cambio ya que la previsión del anterior Gobierno era “no renovar la cesión”. Paralelamente, el Ayuntamiento está trabajando en el proyecto de reforma del local. También se plantea reabrir la cafetería que lleva tiempo cerrada. “Estamos trabajando desde tres áreas del Ayuntamiento, y con los diferentes colectivos juveniles y arquitectos municipales para definir el espacio que necesitamos”, indicó. También el pliego de gestión quiere abrir el centro a la calle, acercar sus servicios a los diferentes colectivos de barrio, y plantea la apertura de un espacio Maker vinculado a las nuevas tecnologías, a la ciencia y a la robótica.

Otro de los proyectos vinculados a la juventud y que está por definir es el futuro del local de la calle Mayor 59, ocupado ahora por la sociedad Pamplona Centro Histórico y que se trasladará a la calle Descalzos. La idea del Consistorio es crear un espacio de coworking (dedicado a fomentar el empleo joven) y que aquellos jóvenes que planteen proyectos de innovación social para la ciudad tengan un espacio de trabajo y otros recursos de apoyo. En el mismo edificio se podrían habilitar viviendas para jóvenes. María Caballero (UPN) reprochó al equipo de gobierno la falta de información y de inversiones para la Casa de Juventud. Desde el PSN Maite Esporrín abogó por darle una vuelta a este servicio, ampliando la oferta a “nuevos sectores” y ofreciendo más información sobre el recurso. Desde EH Bildu Maider Beloki afeó a UPN asegurando que se especializaron en dejar “edificios abandonados”. - A.I.