José Pablo García dibuja el ensayo ‘La muerte en Guernica’, de Paul Presto

|

Jessica Martín - Miércoles, 12 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Portada de la novela gráfica.

Portada de la novela gráfica.

Galería Noticia

Portada de la novela gráfica.

madrid- Cuando se cumplen 80 años del bombardeo de Gernika (Bizkaia) y del famoso cuadro de Picasso, el dibujante José Pablo García vuelve a adaptar un ensayo del hispanista Paul Preston para convertirlo en el cómic La muerte de Guernica, que, según su autor, es “necesario” para conocer el contexto de ese hecho histórico.

“¿Quién no conoce el cuadro de Picasso? Pero lo que no se conoce es lo que hubo antes y lo que hubo después”, sostiene el ilustrador, que ve imprescindible contar pasajes de la historia que no son “lo suficientemente conocidos”. García (Málaga, 1982) ya había trabajado en la adaptación de otro libro de Preston, La Guerra Civil española, publicado el pasado año y fue tal su éxito que la editorial -Debate-, le pidió que participara en La muerte de Guernica. “El tema del color era una idea de la editorial, que quería que se complementara bien con el otro libro, y el tono azulado y grisáceo empleado recuerda mucho a los tonos del cuadro del Picasso, que es por el que el acontecimiento adquirió relevancia”, detalla el malagueño.

Las viñetas de García muestran la trágica historia de la localidad vizcaína de Gernika, arrasada por completo durante el 26 de abril de 1937, tras más de tres horas de bombas y ametrallamientos. También muestran sus dibujos los hechos que preceden a ese fatídico día, que van desde las tácticas de la Legión Cóndor y sus tratos con Franco hasta la obsesión del general Mola y la labor de periodistas corresponsales como George Steer. “No quería recrearme en el sufrimiento, pero quería retratar la crudeza”, dice el dibujante, que explica que antes de ponerse a trabajar en las viñetas y en el esquema del libro vio todos los documentales y películas relacionadas con el tema que estuvieron a su alcance para usarlos como fuente de inspiración. Otra gran ayuda, indica, fue el propio Preston (Liverpool, 1946), catedrático de Historia contemporánea española, con el que ha trabajado “codo con codo” y que le ha ayudado por correo electrónico en varias ocasiones.

recreación de escenasEl autor del texto en el que se basa la versión gráfica de La muerte de Guernicatambién ha “revisado”, “corregido” y “añadido” algunos pasajes que no venían en el escrito original y que no estaban publicados en papel, según indica el dibujante, que cuenta que el ensayo original se ha “transformado” bastante a medida que avanzaba el proyecto. “Hay algunos episodios que no eran muy conocidos y de los que no había documentación y he tenido que recrear algunas escenas y personajes desde cero porque no había prácticamente nada, ni una fotografía, ni una grabación”, explica el ilustrador. Revela que siente “mucha responsabilidad” por haber narrado un episodio histórico poco conocido y haberlo acercado por primera vez a un tipo de público que, dice, “quizá no habría llegado al ensayo de Preston de otra forma”.