Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Exconsejero de educación

“Dirigir Educación es exigente y desgasta;lo que cuenta es que el proyecto del cambio continúa”

El exconsejero repasa su paso por el departamento, las críticas de la oposición, los errores y el futuro del área. Insiste en que en ella no caben proyectos “personalistas”

G. Montañés - Miércoles, 12 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

José Luis Mendoza.

José Luis Mendoza. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

José Luis Mendoza.

pamplona- El pasado 5 de abril, durante la celebración del Día de la UNED en Pamplona, José Luis Mendoza, entonces aún consejero de Educación, recordó que en su día fue estudiante de esa universidad y animó al alumnado presente a seguir estudiando. Aunque les advirtió de la dificultad de llegar un día a la Consejería de Educación. Por la batalla que supone. Casi una semana después, Mendoza presentó su dimisión para volver a dar clase en Villava, en el instituto Pedro de Atarrabia.

¿Por qué ha decidido dimitir?

-He trabajado en el proyecto de Geroa Bai, y antes en Nafarroa Bai, desde el principio, lo he hecho en este Gobierno y lo haré ahora desde fuera. Mi idea es reincorporarme al instituto, acabar el curso y jubilarme el 1 de septiembre. Me apetece jubilarme donde he trabajado toda mi vida. ¿Y por qué? Después de casi dos años, es un momento donde el departamento está en una situación que se está reponiendo a los múltiples obstáculos que hemos tenido desde el comienzo. Creo que hay quien puede dirigir el departamento con más eficacia y que puede seguir con el proyecto. Hay un programa adoptado por el cuatripartito.

¿A qué obstáculos se refiere?

-En Navarra se produjo tras las elecciones un vuelco social y político, y ese cambio también tenía que darse en el departamento. El primer año fue muy duro porque había muchas resistencias desde fuera y desde dentro del departamento, pero creo que se han dado pasos importantes, al sacar la Oferta Pública de Empleo o dar más autonomía a los centros, por ejemplo con la jornada escolar, con las nuevas direcciones... Y eso a pesar de un contexto legal muy difícil, que es el que impone la LOMCE. No me cabe duda de que la persona que me va a seguir, y el equipo que habrá en Educación, continuarán por este camino. El departamento es exigente y desgasta, pero el trabajo en Educación no es personalista, y lo que cuenta es que tenemos un proyecto del cambio, del cuatripartito, que continúa.

La oposición (UPN, PSN y PPN) había exigido su dimisión en numerosas ocasiones y habla de Educación como “la casa de los líos”...

-Me hubiera gustado otra manera de hacer política por parte de la oposición. Y sobre lo de la casa de los líos, si esa es la mayor crítica al Gobierno... Hemos tenido líos, problemas, sí, pero estoy satisfecho, aunque haya habido errores.

Pero, ¿se esperaba esta polémica en torno al departamento?

-Educación, en cualquier gobierno, es un escaparate de las medidas que se quieren hacer. Yo creo que hemos atendido a las personas siempre, hemos escuchado sus quejas y es importante que la sociedad note ese cambio...

¿Qué errores ha cometido?

-Una cosa es ser enseñante y otra es ser gestor de la enseñanza. Yo acepto mis defectos y he reconocido errores.

Pero, ¿qué habría hecho ahora de otra manera?

-Si hubiera tenido un mayor conocimiento de las entrañas del departamento, posiblemente habría esperado menos para hacer determinados cambios más radicales. Hemos tenido dificultades añadidas con algún procedimiento que hemos seguido haciendo como se hacía, me refiero por ejemplo a la OPE, y de repente lo que nadie ponía en duda resulta que judicialmente no era tan claro.

¿Se refiere a que habría hecho antes, entonces, una reestructuración de su departamento?

-Sí, pero no por las personas de mi equipo. Sí hemos escarmentado: creo que el año pasado estuvimos pagando la novatada. Estuvimos en el punto de mira de la oposición.

¿Supuso un antes y un después para usted la destitución en agosto de 2016 de sus dos primeros directores generales (Juan Ramón Elorz y Estebe Petrizan)? Fue un cambio al frente del departamento, pero no en la consejería.

-Se modificó la forma de hacer este cambio dentro del departamento. Y entonces ya dije que si no me sentía competente para seguir al 100%, no tendría apego al cargo. Y así ha sido.

¿Pero qué ha cambiado ahora? ¿Es por desgaste?

-Sí se puede hablar perfectamente, por una parte, del desgaste personal que tiene cualquier puesto de trabajo de responsabilidad dentro de un gobierno, y por otro, que creo que hay personas más competentes.