Trabajadores de TCC se concentran contra agresiones e insultos cada vez más frecuentes

Una ordenanza de la MCP quiere mejorar la seguridad y evitar el fraude en el pago

A. Ibarra Javier Bergasa - Miércoles, 12 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Concentración de los trabajadores de TCC ayer por la tarde en la plaza de Merindades.

Concentración de los trabajadores de TCC ayer por la tarde en la plaza de Merindades. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Concentración de los trabajadores de TCC ayer por la tarde en la plaza de Merindades.

pamplona- Trabajadores de la empresa TCC se concentraron ayer para mostrar su “repulsa” por las agresiones que han sufrido algunos de sus conductores. Estas agresiones “se vienen produciendo con frecuencia”, la última el pasado 31 de marzo. Fue sobre las 22.40 horas cuando un conductor pidió la presencia de la Policía Municipal al estar siendo insultado por un menor que había subido al autobús en San Jorge y al que le había retirado el bonobús por corresponder a una persona jubilada. Según la versión del chófer, al solicitar la presencia policial el chico y sus amigos se bajaron del vehículo corriendo pero de forma inmediata volvieron a la puerta delantera para amenazarle mientras intentaban sin éxito coger las monedas que llevaba en el cajón de los cambios. Finalmente los chavales se alejaron del lugar, aunque poco después fueron localizados por los agentes locales que habían sido movilizados. Ayer por la mañana en una concentración ante la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, adjudicataria del servicio de transporte urbano, los conductores mostraron su rechazo a estas agresiones, y por la tarde estaba previsto concentración prevista en plaza de las Merindades.

Por otro lado, el presidente de la MCP Aritz Ayesa destacó ayer las nuevas medidas que está previsto poner en marcha para prevenir este tipo de agresiones. En primer lugar, destacó que en un plazo de dos o tres meses se instalarán las cámaras de videovigilancia en los autobuses que no cuentan con este sistema y que son alrededor de 60. Asimismo, se está ultimando un plan piloto para la colocación de mamparas o semimamparas de protección en el puesto de conducción en varios vehículos que operen en alguna línea nocturna. También se va a continuar el trabajo de coordinación con las diferentes policías. Otra vía en marcha es la actualización de la ordenanza del servicio. Así, el órgano de gobierno de la MCP aprobó ayer la apertura de un proceso de participación pública para su mejora y actualización a la normativa vigente. Asimismo, se quiere mejorar y garantizar la seguridad de los conductores y de los usuarios, así como de los bienes “afectos” al servicio. Otro reto es evitar el fraude, así como “mejorar y aclarar la operatividad de las tarjetas y de los derechos inherentes a las mismas”. Las tarifas sociales y abonos temporales está generando “un uso inadecuado por personas que no cumplen lo requisitos legalmente establecidos”, destaca la propuesta que sale a consulta. Se ve necesario “mejorar la operatividad mediante la revisión de las vigencia de las tarjetas y otras cuestiones asociadas al saldo monetario de los títulos monedero como la caducidad y los derechos adquiridos mediante el pago previo de las tarifas”. “Veremos otras aportaciones que hagan los usuarios o iniciativas como la del comité de empresa para endurecer las sanciones por actos incívicos o estudiar el impacto para el erario público que supone la sustitución de vehículos cuando hay problemas”, reiteró Ayesa.