‘La princesa Paca’ y Rubén Darío se instalan hoy en La 1

Narra la historia de amor entre el poeta modernista y la joven hija del jardinero real, un escándalo en los albores del siglo XX

Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

pamplona- La miniserie La princesa Paca llega hoy a La 1. Protagonizada por Irene Escolar y Daniel Holguín, narra el amor del escritor nicaragüense Rubén Darío con la española Francisca Sánchez. La historia se dio a conocer al gran público en 2014 con la publicación de la obra del mismo título, escrita por Rosa Villacastín, nieta de la jardinera Francisca, y por el escritor Manuel Francisca Reina.

Cuenta también con la participación de actores como Ana Wagener (Emilia Pardo-Bazán), Israel Elejalde (Valle-Inclán), Petra Martínez (Francisca), o Luisa Martín (Juana), entre otros. La tvmovie se presentó el pasado mes de febrero en el Ateneo de Madrid.

Narra la historia de Francisca Sánchez del Pozo, Paca, y el príncipe de las letras, el nicaragüense Rubén Darío. En 1956, Francisca Sánchez, casada con José Villacastín, y ya en el ocaso de su vida, recibe en su Navalsaúz natal la visita de dos escritores, Antonio Oliver y Carmen Conde. El matrimonio trata de convencerla de que done el contenido del baúl donde guarda los recuerdos de Rubén Darío al Estado. Solo así podrá conocerse en profundidad aspectos relevadores de la vida del escritor. Paca, en un principio, se niega, pero la visita de los dos escritores le hace recordar su juventud.

Cincuenta años atrás, Francisca, conocida como Paca, ayudaba a su padre, jardinero real, a cuidar los rosales de la Casa de Campo. Con 24 años no podía imaginar que su vida cambiaría radicalmente una mañana de 1898.

Rubén Darío, en la cima de su carrera como poeta, diplomático y periodista, paseaba con Valle-Inclán por los jardines reales de la Casa de Campo de Madrid, donde Paca trabajaba.

El poeta modernista se quedó prendado de la joven abulense. Poco importaba que Paca fuese analfabeta, su origen campesino o que sus padres se opusieran a la relación.

Solo la muerte del príncipe de las letras en 1916 puso fin a una historia de amor apasionada, que habría de enfrentarse a las convenciones de la época y a la esposa legal de Rubén Darío, la bella Rosario Murillo. - R. Lakunza