Música

MAP o la excelencia por partida doble

Por SerChi MarPiz - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

CONCIERTO de map

Fecha: jueves 6 de abril de 2017. Lugar: sala Zentral. Incidencias: sexto concierto del Iruña Jazz Festival. Dos pases, incluyendo un bis. Entrada floja, aunque se ocuparon todas las mesas del café concierto, con gente en los laterales.

MAP es lo más parecido al grupo de moda del jazz nacional. Con algunos conciertos previos, en septiembre de 2016 autoeditaron su estreno discográfico homónimo. El resultado ha sido una grabación elegida entre lo mejor del jazz nacional del pasado año.

Tras este despegue fulgurante están tres jóvenes en torno a los treinta años que son de lo más sobresaliente que ha dado el jazz en España en los últimos años. El caso del pianista Marco Mezquida es el de un artista activo en multitud de proyectos (en 2016 ha aparecido en aproximadamente una veintena de grabaciones, incluyendo el excelente Boîte a Musiquedel trombonista foral Marco Bellizzi), con una incansable actividad de más de doscientos conciertos al año. El saxofonista Ernesto Aurignac es un músico que ya ha mostrado su gran capacidad musical grabando en gran formato el ambiciosoUno, y que a su vez se ha rendido a la tradición en el delicioso Standards Vol. 1, CD recién publicado al mando de su trío. El baterista Ramón Prats, además de participar en multitud de proyectos -muchos de ellos centrados en la improvisación libre-, es la mitad de Duot, dúo junto al saxofonista Albert Cirera que ha logrado un enorme reconocimiento en sus diez años de trayectoria.

Tras una clase magistral de Mezquida en el Conservatorio la misma tarde del concierto, MAP se presentó sobre el escenario de Zentral. En su estreno discográfico los temas se encuentran concentrados en forma de piezas con una duración media en torno a los tres minutos (los doce temas duran los habituales 40 minutos más propios de la era del vinilo que de la actual de la sobresaturación digital), que consiguen hacer de MAP una obra irresistible que se escucha en un santiamén y que consigue dejar al oyente con ganas de más tanto en la primera como en la décima escucha. Sin embargo, su planteamiento en directo lleva a la música a otra dimensión. Antes de comenzar con la disección del concierto, es necesario aclarar que Mezquida es un excelente pianista, pero no siempre resulta sencillo disponer en las salas de conciertos de un piano de cola en condiciones. Es por ello que el grupo da a su música un enfoque más rockero cuando se dispone de un teclado como sustituto del piano, tal y como ocurrió en Pamplona.

Los dos pases que formaron su show fueron dos conciertos en sí mismos, distintos el uno del otro, ambos excelentes. En la primera parte los temas del CD estuvieron presentes convenientemente aderezados por la improvisación y servidos en bloques extensos que consiguieron combinar con gran perfección lo escrito con lo improvisado. Los tres músicos mostraron una prodigiosa imaginación musical que les permitió desarrollar y mutar unos temas en otros sin ninguna dificultad aparente y con una naturalidad pasmosa, gracias a escucha activa y a una proactividad musical que no es fácil de adquirir. En la segunda parte el grupo fue fiel a la estructura de los temas: el final del concierto con U (punto álgido del concierto), y Conan Canon, dieron paso a un más que merecido bis con una soberbia rendición al atemporal Body and Soul.

Los dos pases mostraron a un potente Aurignac (con un magnífico conocimiento de la tradición), a un versátil de Mezquida (excelente en sus solos, y a la vez muy eficaz en su papel puramente rítmico), y a un incansable Prats que no cesó en su trabajo a la batería.

A la espera de la segunda parte del Iruña Jazz Festival (el ocho de mayo continúa con la actuación del fenómeno de la guitarra Gilad Hekselman), la primera parte no se puede calificar sino de excelente gracias a conciertos como los de MAP, Cuarteto Europa o el Silent Trio de Marcelo Escrich.