Sobre los carteles de San Fermín

Juan Luis Calvo Sanz - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Al señor alcalde del Ayuntamiento de Iruña.

Unas cuantas cosas siguen sin cambiar en la cuestión municipal respecto a las costumbres que imperaban en épocas de UPN. Una de ellas es el tipo de jurado que selecciona ocho de los carteles presentados para anunciar los próximos Sanfermines. Por favor, cambien ya este tipo de jurado porque somos muchos los pamploneses y pamplonesas que, salvo en honrosas excepciones, no entendemos ni nos gustan los carteles que se vienen eligiendo desde hace ya bastantes años.

Entiendo que este tipo de arte tan apreciado por los miembros del jurado deba estar representado entre los ocho finalistas, pero no creo que sea mucho pedir que, entre estos mismos carteles que han de votar los ciudadanos y ciudadanas de Pamplona, puedan incluirse también algunos de corte un poco más clásico o incluso, al igual que hace ya bastantes años, incentivar la presentación de buenas fotografías relativas a la fiesta.

Miryam Cameros, miembro del jurado, ha señalado sobre los ocho de este año que son “carteles valientes en los conceptos y también transgresores en la técnica”. Pues bien, fenómeno y estupendo que parte de la selección final se corresponda con carteles de esas características, pero no pasaría nada si también hubiese dentro de los ocho carteles finales que pasen a votación popular alguno representativo de otros estilos, aunque éstos sean un poco menos valientes y un poco menos transgresores. O sea, un poco de todo o, si lo quieren así, permitirnos más opciones a la hora de decidir nuestro voto. Pura participación y transparencia.

Y por si mi observación no llega a quien debiera dentro del organigrama municipal o por si no le hicieran ningún caso, al menos recomienden a los miembros de estos jurados tan uniformes que empiecen a promocionar otros kilikis para la cartelería festiva, porque el gran Caravinagre empieza a estar demasiado visto. Por cierto, supongo que tiene muy poco de “valiente” y “transgresor” seguir recurriendo a esta entrañable figura sanferminera.

Es decir, oportunidades para todos y todas. ¡Ya vale de tanto artista!