A la contra

La grima

Por Jorge Nagore - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Uno de los asuntos más mezquinos de la actual legislatura ha consistido en el simulador fiscal que ha montado UPN para apelar a una de las expresiones más bajas del individualismo más atroz: el bolsillo. Creo que es la primera vez que esto ocurre no ya solo aquí sino en cualquier lugar, el querer hacer ver al ciudadano que le están sacando las entrañas, cuando no es así, y para ello se elabora una herramienta que funciona mal, es insegura y quién sabe si hasta ilegal. Y al ciudadano no le están sacando las entrañas por la sencilla razón de que hay alrededor de 328.000 declaraciones de IRPF y apenas unos ingresos superiores a la electoral declaración de la renta de 2015 estimados en 42 millones de euros, unos 128 euros por declaración o 90 euros por persona, ya que esas 328.000 declaraciones corresponden a unas 471.000 personas. Ésa es la sangría de UPN que les ha llevado a abrir un simulador: 90 euros anuales más por persona, aunque los que no alcanzamos los 30.000 de base imponible -el 65% de la población- pagamos o menos o igual. Con eso hace campaña UPN, apelando a esto, a una media de 90 euros anuales por navarro, unos 7 euros al mes, para una subida de ingresos de 42 millones de euros en global con los que quizá ir pudiendo pagar las deudas del Navarra Arena, Sendaviva, las posibles del chandrío de Salesianos, el Auditorio de Javier, los 670 metros no construidos de la Autovía del Pirineo, el circuito de Los Arcos, los 100 y pico millones de intereses anuales de la deuda, los pleitos de la Ciudad del Transporte y todas y cada una de las numerosas hoscas existentes. Todas y cada una de ellas hay que pagarlas y a los responsables de todas y cada una no se les ocurre mejor idea que querer poner a los navarros en contra de Hacienda. Esto no lo ha hecho jamás oposición alguna en los casi 30 años que gobernaron ellos con impuestos casi idénticos. Es bochornoso.