Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Localizados seis cuerpos en la fosa común de Burutain

Los restos pertenecen a fugados del Fuerte de Ezkaba en 1938
Los trabajos de exhumación siguen hoy
Familiares de fusilados visitaron ayer el lugar

Amaia Rodríguez | Oroz Iñaki Porto - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los trabajos de exhumación de Aranzadi en la fosa de Burutain permitieron encontrar seis cuerpos.

Los trabajos de exhumación de Aranzadi en la fosa de Burutain permitieron encontrar seis cuerpos. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Los trabajos de exhumación de Aranzadi en la fosa de Burutain permitieron encontrar seis cuerpos.

pamplona- Los trabajos de prospección y exhumación llevados a cabo en la fosa común localizada entre Burutain y Ostiz, en el Puente de Arleta (valle de Anué), han permitido a la Sociedad de Ciencias Aranzadi encontrar los restos de un total de seis fugados del Fuerte de San Cristóbal en 1938. La exhumación continuará hoy y no se estima que puedan haber más cuerpos enterrados debajo de los que ya se han encontrado, pese a que el hombre de 87 años que presenció el asesinato cuando tenía 7 años, Martín Laguardia, subrayó que creía haber visto a “diez o doce personas” fusiladas. La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, acudió ayer al lugar, acompañada por el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Álvaro Baraibar, y por el jefe de la Sección de Memoria Histórica, José Miguel Gastón. También asistió un grupo de 60 alumnos de los centros educativos IES Iturrama BHI, IES Alaitz BHI y FP Sanitaria. Además, estuvieron presentes algunos familiares de fusilados durante la fuga o personas desaparecidas durante la Guerra Civil.

Emocionada, Montserrat Sanz, nieta de Andrés Rodrigo de Benito, uno de los presos de la fuga que fueron asesinados, acudió hasta Burutain desde Cuéllar (Segovia) para presenciar la exhumación de los restos, y subrayó que “en realidad es una suerte que mi abuelo esté en una fosa por Navarra porque en otras comunidades los gobiernos autonómicos no hacen nada por recuperar a estas personas y su dignidad”. Andrés Rodrigo de Benito fue encarcelado en Segovia cuando era concejal del Frente Popular. “Después de un tiempo lo trasladaron a Ezkaba, donde participó en la fuga, y en una de estas fosas acabó”, señaló Sanz. Por otro lado, agradeció “enormemente” la colaboración de Martín Laguardia en la localización de esta fosa común, una “tarea inmensa y muy memorable que se quedará en la eternidad”. En este sentido, afirmó que, de hecho, “el mapa de fosas se ha hecho gracias al testimonio de personas que presenciaron los asesinatos”. “Esto es un ejemplo para que otras personas que todavía sigan vivas y que puedan saber algo se animen a contar todo lo que recuerdan porque esto es una forma de dignificar a aquellos que perdieron la vida y también de dar descanso a las familias de fusilados”, agregó.

Jesús Sarmiento, sobrino de fusilado, y su mujer, Maite Segura, también acudieron a la exhumación de los restos. “En cuanto nos hemos acercado a la fosa, he tenido un presentimiento”, comentó Sarmiento, quien sigue esperanzado de encontrar a su tío Manuel Martínez Estrada, asesinado durante la fuga del Fuerte. “La hermana de Manuel, mi suegra, habló por primera vez de este hermano y de otro que había desaparecido hace ahora cinco años;fíjate hasta cuándo dura el miedo que les infundieron entonces”, señaló Segura, quien agradeció la labor de las asociaciones como Txinparta, Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra o Aranzadi por su trabajo en la recuperación de las identidades de todas las personas que sufrieron la represión de la Guerra Civil. “Lo único que pretendemos ahora es conocer las circunstancias de su vida y tener los restos para concederle una sepultura digna”, subrayó, a lo que Sarmiento añadió: “Lamentablemente, estas acciones de recuperación llegan 80 años tarde”. “No tenemos que olvidar lo que ocurrió;tenemos que dignificar a todas estas personas que perdieron la vida por sus ideales”, señaló.

También quiso participar en la jornada de ayer Martín Laguardia, el hombre de 87 años cuyo testimonio permitió localizar la fosa común. “Hoy estoy más tranquilo que el lunes”, admitió, aunque sin dejar de mirar perplejo los restos de los fusilados, a quienes vio cómo asesinaban cuando tan solo tenía siete años. “Estoy contento por ver que con lo que dije se han podido encontrar a estas personas”, añadió. La consejera Ana Ollo agradeció la “difícil labor de Martín” de dar su testimonio casi 80 años después de lo ocurrido y manifestó “la necesidad de hablar y de contar todo lo que se sepa acerca de los fugados del Fuerte de Ezkaba”. “Los familiares de asesinados necesitan verdad, justicia y reparación”, sentenció.