Avalancha turística en el Bidasoa

EL SECTOR DE LA HOSTELERÍA Y LOS SERVICIOS ESPERA | EL PRIMER GRAN EMPUJÓN de un año prometedor

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Marian Larralde continúa la tradición de ‘Zardin Yatea’ en el Etxeberria de Arizkun.

Marian Larralde continúa la tradición de ‘Zardin Yatea’ en el Etxeberria de Arizkun. (ONDIKOL)

Galería Noticia

Marian Larralde continúa la tradición de ‘Zardin Yatea’ en el Etxeberria de Arizkun.

la primera gran avalancha turística traerá desde hoy, jueves, al País del Bidasoa a cientos de visitantes para satisfacción de los sectores de la hostelería y los servicios, el que más vida y actividad aporta y más mueve al mercado laboral, en un año que se espera muy prometedor. Tras el largo parón invernal, todos los recursos turísticos de la comarca están listos para ofrecer lo mejor de sí mismos, favorecidos por las optimistas previsiones meteorológicas y las perspectivas de un 100% de ocupación.

Lo confirma Mikel Albisu, el presidente de la Asociación de Turismo de Baztan y Bidasoa, que anticipa “un completo lleno entre las casas rurales y hoteles, y algo menos en los albergues, aunque se tratan de opciones muy distintas”. “Las casas rurales trabajan con un sistema que controla las ocupaciones, de forma que si por alguna razón una de ellas registra una anulación y dispone de plazas, las otras inmediatamente derivan hacia ellas la demanda;es unhoy por tí, mañana por míque les da muy buenos resultados, están muy unidas y la verdad es que funcionan muy bien”, afirma.

En principio, la demanda y la ocupación se centran en los días de Semana Santa, hasta el lunes en algunas comunidades, como indica Sonia Petrirena, que con su marido gestiona la casa rural Aldekoa de Ziga, una de las diez destacadas en Estado por el portal Tripadvisor de turismo, cuyo establecimiento está “al completo”. Y para la semana próxima, la de Pascua, también se tienen buenas perspectivas.

En lo que han variado bastante las jornadas de Semana Santa es respecto a las apetencias gastronómicas. La mayor afluencia a la comarca en esta época viene de nuestros vecinos de la Comunidad Autónoma Vasca, pues al ser vacaciones más cortas se buscan destinos más cercanos, y en los restaurantes se comía “a la carta”, carnes del país y pescados ahora estratosféricos, contra el recurso del menú del día, ahora más generalizado.

‘ZARDIN YATEA’En cualquier caso, en materia gastronómica se mantienen algunas de las buenas costumbres, como la zardin yatea (literalmente, comida de sardinas), un ritual que sobrevive en el Etxeberria de Arizkun y tiene lugar después de los oficios religiosos vespertinos, hacia las seis de la tarde. Consiste en una afari merienda (merienda cena) a base de anchoas abiertas “en libro” rebozadas en harina y huevo y fritas en buen aceite de oliva, que se sirven a los comensales en bandejas bien colmadas.

La costumbre data de tiempo inmemorial y era muy del gusto de las gentes de los caseríos (y también de las del pueblo) que bajaban andando desde largas distancias y así recobraban fuerzas para el regreso, sin romper la vigilia. En el Etxeberria se sigue haciendo al menos desde los años cuarenta y zardin yatea es poco menos que obligada, al atardecer del Jueves Santo. Una buena y sabrosa opción.

recursos

Leurtza. Los dos embalses que comparten Urrotz y Beintza Labaien, uno de los recursos naturales más apetecibles, viven situaciones dispares. El nivel del de arriba está bajo por la escasa lluviosidad invernal, pero el inferior cuenta con bastante agua.

Cuevas y Bertiz. Las cuevas de Zugarramurdi y Urdazubi/Urdax son en esta época, junto con el Parque Natural del Señorío de Bertiz que se encuentra en plena ebullición primaveral, tres de los destinos más buscados por los visitantes.