Luchar contra el ‘bullying’ subidos a un escenario

En 2008 se iniciaron en el mundo del teatro desde Aranguren. En 2012 insuflaron vida a Otro Mundo y hoy cosechan éxitos por todo el Estado con ‘Azul’

Sara Huarte | Iñaki Porto - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Sentados y de izquierda a derecha: Alex Castillo, Paula Vergara y Olalla Macalla. Sentados en segunda fila: Olaia Aramendía, Oskía Zabala, Blanca Tamarit, Ignacio Goyache, Arantza Muro y Josu Zabala. En tercera fila: Sara Sotés, Iratxe García Úriz, Imanol

Sentados y de izquierda a derecha: Alex Castillo, Paula Vergara y Olalla Macalla. Sentados en segunda fila: Olaia Aramendía, Oskía Zabala, Blanca Tamarit, Ignacio Goyache, Arantza Muro y Josu Zabala. En tercera fila: Sara Sotés, Iratxe García Úriz, Imanol Reyes y Ariane Elizalde. Falta Marta Antón. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Sentados y de izquierda a derecha: Alex Castillo, Paula Vergara y Olalla Macalla. Sentados en segunda fila: Olaia Aramendía, Oskía Zabala, Blanca Tamarit, Ignacio Goyache, Arantza Muro y Josu Zabala. En tercera fila: Sara Sotés, Iratxe García Úriz, Imanol

valle de aranguren- La compañía de teatro amateur Otro Mundo nació en 2014, pero comenzó a gestarse seis años antes a la sombra de grandes clásicos como Romeo y Julietao el Sueño de una Noche de Verano. Iratxe García, su directora, fue quien, durante muchos años, cuidó y lustró el talento de los que más adelante serían los integrantes de esta compañía teatral. “Comenzaron a apuntarse cuando aún eran unos niños, con 12 o 13 años”, recuerda sobre este grupo al que ha visto crecer y convertirse en una familia.

Y también afrontar grandes retos, como aquel que trajo 2014 en forma de historia;la de unos niños que viven una ciudad sitiada y sueñan con un tren que les salve de las atrocidades de la guerra. “Comenzamos a preparar una obra nueva, Otro Mundo, una adaptación de La Ciudad Sitiada, de Laila Ripoll, y fue todo un éxito. Ganamos muchos premios e incluso estuvimos actuando en el Matadero de Madrid”, explica la directora de esta compañía, que nació entre bambalinas durante la representación de esta obra. A partir de ese momento decidieron instaurarse como Asociación y compañía de teatro amateur.

Estos jóvenes vecinos del Valle de Aranguren emprendieron una aventura que, meses después, volvió a subirles a los mejores escenarios del Estado. “Vi una obra en la Escuela Navarra de Teatro que me encantó y quisimos hacer un homenaje”, apostilla Iratxe García sobre el proceso de gestación de Azul, una obra en la que el bullying está muy presente. Los primeros pasos en esta nueva aventura fueron un recorrido por las experiencias personales de actores y directora;un camino que desembocó en una pieza con mucha verdad. “Azul trata sobre las fobias y miedos que pueden experimentar los adolescentes. Una creación conjunta en la que hablamos del bullying, aunque también recordamos lo bueno que nos había pasado”, señala la directora sobre una obra en la que “hay una parte importante de todos nosotros”.

Y así, entre todos, fueron tejiendo el argumento de una historia en la que hay cabida para las fobias del día a día, como el miedo a las arañas, y otros que paralizan, como la incertidumbre ante el futuro o el miedo a la muerte. “En la obra hay escenas dramáticas y cómicas, por ejemplo, el momento en el que Lucía, la protagonista, descubre que sus padres aún mantienen relaciones sexuales”, explica Iratxe García recordando las reacciones de los actores y actrices al rememorar ese momento de sus vidas.

Además, engarzadas en el argumento, también hay importantes críticas a la sociedad y su funcionamiento en situaciones tan complicadas como el bullying. “Todos conocemos situaciones relacionadas con esto, conocemos la experiencia aunque no lo hayamos sufrido. Situaciones como, por ejemplo, insultos menores, que no son tan evidentes, pero que afectan igualmente y acaban creando una armadura”, apostilla la directora.

Estas experiencias, entremezcladas con el drama y la comedia, son “fácilmente reconocibles” tanto por el público como por los propios actores”, por lo que, según explica García, “las escenas tienen mucha verdad”. “Los papeles que están interpretando son de gente de su edad, por lo que se respira mucha verdad. Además, ellos son un grupo súper generoso y con una capacidad de creación y compromiso increíbles. Tienen un amor por el oficio a pesar de no ser actores ni actrices profesionales….”, confiesa la directora de Azul, obra con la que han ganado el premio Buero 2016 y que, un mes después de su estreno, se representó en el escenario del teatro madrileño María Guerrero.

futuro“Ahora muchos empiezan la universidad y es más complicado quedar, pero por el momento seguiremos con las representaciones de Azul”, asegura García, orgullosa de que algunos de los actores y actrices “vengan desde Madrid o Barcelona para participar”.