Corella denuncia la “injerencia” de la delegada de Gobierno de Navarra en la gestión municipal

Envío al alcalde a la Guardia Civil para que el pleno no votara colocar una bandera republicana

Fermín Pérez-Nievas - Jueves, 13 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Un momento del pleno celebrado ayer en la localidad ribera de Corella.

Un momento del pleno celebrado ayer en la localidad ribera de Corella.

Galería Noticia

Un momento del pleno celebrado ayer en la localidad ribera de Corella.

corella- El pleno del Ayuntamiento de Corella (salvo UPN) mostró ayer su indignación y sorpresa por la “presión” y la “injerencia” que supuso que la delegada de Gobierno, Carmen Alba, enviara ayer una pareja de la Guardia Civil de Cintruénigo (aunque en Corella hay cuartel) para entregar al alcalde de Corella una citación en la que le avisaban de las consecuencias legales que podría tener aprobar una moción que defendía colocar la bandera republicana en el balcón consistorial el próximo 14 de abril. Esta indignación fue mostrada por el equipo de gobierno (ACI y PSN) pero también por el concejal de AMI puesto que no sólo condicionó el debate y la votación de la moción que iban a tratar al respecto, sino incluso el sentido del voto en la misma. La citación entregada al primer edil hacia referencia al auto del TSJN del pasado 11 de abril y concluía que “a la vista del acuerdo que se pueda adoptar en la sesión plenaria convocada para hoy (por ayer), actuará en la forma que legalmente proceda”. Además recordaba que el juzgado había acordado suspender “los acuerdos de igual índole adoptados por diversas corporaciones”, si bien en este caso no había acuerdo ya que no se había votado aún.

El alcalde de ACI, Gorka García, que firmó a la Guardia Civil el recibí del documento, mostró su estupor porque la notificación le llegó antes de que la moción, que iba a presentar su partido, se debatiera y de hecho una moción igual se presentó el pasado año (por otro grupo) y no salió adelante dado que, al igual que en esta ocasión, existía un informe contrario de la secretaria municipal. Finalmente ayer retiraron ese punto pero la moción de apoyo a la Segunda República salió adelante con la oposición de UPN.

“No vemos tanto celo en Alba a la hora de cumplir la ley con los más de 300 símbolos franquistas”

gorka garcía

Alcalde de Corella

García destacó que la delegada de gobierno, Carmen Alba, “ha actuado con una presión desproporcionada” al enviar a la Guardia Civil con el requerimiento, al tiempo que aseguró no entender “esta involución democrática en este asunto y este especial celo, que no vemos a la hora de retirar los más de 300 símbolos franquistas que hay en Navarra y que contravienen la ley”, concluyó. Por último indicó que cuando se debatió la colocación de la enseña multicolor en el día del orgullo gay, “no vino la delegada a prohibirnos colocar esa bandera”.

Su compañera de equipo de gobierno, la socialista Patricia Cueva, mostró la misma sorpresa porque “ha actuado de forma precipitada, se ha adelantado a algo que no había pasado y que igual no iba a pasar. El año pasado salió rechazada”, recordó y explicó la relevancia de la notificación a la hora de marcar el debate y el sentido del voto. Cueva concluyó asegurando que el PSN siempre ha defendido “los valores republicanos y reitero en que desde que llegamos ha trabajado para cumplir con la ley”.

Por su parte Miguel Goitiandia (AMI) pidió al Ayuntamiento que emitiera un comunicado recalcando la “injerencia de Carmen Alba” en las funciones municipales “ya que ni se había votado dentro de una institución que representa a todos los corellanos y máxime viniendo a través de dos guardias civiles. Es un despropósito insostenible”. Pese a todo, se mostró favorable a poner la bandera republicana ya que “hay formas de hacerlo sin contravenir la ley” y terminó haciendo hincapié en que Alba se había interpuesto en su “trabajo democrático”.

La moción, que condena “el alzamiento militar contra el gobierno legítimo” elogia los valores y logros de la República e insta al Consistorio a organizar actos “encaminados a rehabilitar a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas víctimas de la represión franquista (87 en Corella)”, fue apoyada por ACI, PSN y AMI, mientras que UPN votó en contra. El portavoz regionalista, Ignacio Arellano, señaló estar de acuerdo con la condena del golpe pero añadió que respecto a las víctimas “ya se está ocupando de eso la ley de memoria histórica, no requiere más esfuerzo” y añadió que “a fecha de hoy hemos superado ampliamente los logros de la República” por lo que no cabía elogiarlos. Respecto a la colocación de la enseña no dijo nada.