Con la mirada arriba

dominio oberena consigue tres puntos frente al erri-berri que les mantiene en la pelea por el ascenso

Patxi Cascante - Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ayensa (i) salta con Poty (d) en la disputa de un balón aéreo.

Ayensa (i) salta con Poty (d) en la disputa de un balón aéreo.

Galería Noticia

Ayensa (i) salta con Poty (d) en la disputa de un balón aéreo.

Oberena 2

Erri-Berri 0

OBERENA Monreal, Andía, Gómez, Alfaro, Beruete, Bermejo, A. Alfonso (Sánchez, min. 68), J. Ayensa (G. Ayensa, min. 75), Arbeloa, Ilintxeta, Usoz (Ordónez, min. 78).

ERRI-BERRI Sancha, Javi, Patxi, Úriz, Mondra, Landa (Óscar, min. 83), Galindo, Poty, Lacarra, Goya, Cristian.

Goles 1-0, min. 21: A. Alfonso. 2-0, min. 54: Arbeloa.

Árbitro Garciandia, asistido por Beunza y Borislavov. Expulsó por doble amarilla a Mondra, del Erri-Berri (mins. 39 y 61). Además, amonestó a los visitantes Javi (min. 32) y Úriz (min. 86).

Estadio CD Oberena, 50 espectadores.

Jon Viedma Carrera

pamplona- Oberena consiguió ayer una importante victoria frente al Erri-Berri que les sitúa a tres puntos del cuarto puesto -que da acceso a la fase de clasificación a Segunda B- mientras que hunde a los de Olite, que están casi sentenciados al abismo del descenso.

Comenzaron los manguiverdes el partido demostrando su superioridad, teniendo a Alfonso como máxima referencia arriba. El delantero buscó siempre la espalda de la defensa visitante, creando peligro gracias a su velocidad. Así llegó la primera ocasión local, en la que Alfonso no llegó a rematar un centro raso que venía de banda izquierda. Oberena volvió a avisar con un disparo al larguero en un barullo tras la salida de un córner, y poco después marcaría el primero. Alfonso aprovechó un buen pase entre líneas de Bermejo y definió ante Sancha. Ya por debajo en el marcador, el Erri-Berri estuvo en todo momento a merced de los locales, que pudieron aumentar su ventaja con un buen disparo de Gómez.

Pero no sería hasta el principio de la segunda mitad cuando los locales aumentarían su ventaja gracias a otro gran pase de Bermejo. Una pared en el área entre Ayensa y Arbeloa terminaría con el tanto de este último, que no se ponía nervioso ante el portero de Olite.

Con la expulsión de Mondra por doble amarilla el dominio del balón fue completamente local, pero los pamploneses no quisieron hacer más daño ante un Erri-Berri hundido y exhausto.