la carta del día

Beti arte Iñaki, lagun maitea!

Por Garbiñe Urrizola Aritz - Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Iñaki, amigo, amigo del alma hasta para quienes no llamamos alma ni a nuestro corazón ni a nuestra mente, amigo del alma, compañero.

Compañero de luchas y de risas, de derrotas y victorias, de cenas y de vinos, de reparto de los frutos de tu huerta los domingos a la vuelta de Larraga.

Maestro de la solidaridad, del respeto por las ideas y las gentes diferentes con las que te unía el objetivo común de luchar contra cualquier injusticia. Maestro en política internacional siempre desde la perspectiva solidaria. Maestro en compartir, en alegrar y en ayudar a propios y extraños.

Te despedimos el viernes, a 7 días de tu fecha preferida el 14 de abril republicano. Te despedimos con lágrimas, con flores, con tu bandera, con el aurresku de Ekiñe, amiga de tu hijo Asier, el txistu de Koldo, las emocionadas palabras de Lourdes, hermana de Mari Jose, de Marisa, compañera en Lagunak, de David, joven camarada de Barañáin... y las amigas y amigos de tu cuadrilla fuimos incapaces de articular palabra. Solo, cuando tras dedicarte el Agur Jaunak, nos separaban definitivamente de ti, acertamos a iniciar unos aplausos en tu honor que la cantidad de gente que fue a despedirte no quería dar por terminados, demostrando todo el dolor, el cariño y la pérdida que sentíamos.

Todos queríamos preparar algo para despedirte, pero se nos bloqueó la mente. No fuimos capaces. Por eso -aunque “un poco a destiempo” dirías tú- quiero hacerte llegar y creo representar el sentir de nuestra cuadrilla de Barañáin este mensaje de cariño en este 14 de abril, en el que estarás especialmente presente en nuestro pensamiento cuando veamos la bandera republicana ondeando en el balcón del Parlamento de Nafarroa, si al final se consigue, momento del que tanto habrías disfrutado.

Le voy a robar a Miguel Hernández algunos versos para ti. Él, si te hubiera conocido, estoy segura de que te los dedicaría con nosotras/os.

“Un manotazo duro, un golpe helado. Un hachazo invisible y homicida. Un empujón brutal te ha derribado.

Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada...

No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada.

Volverás a tu huerto y a tu higuera, por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores.

A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero”.

Ser tus amigas y amigos ha sido un auténtico placer.

Eskerrik asko, Iñaki, zure adiskidetasunagatik!

Beti arte, lagun maitea!