Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Joaquín González Miranda ARQUITECTO NAVARRO

“He invertido 2.000 horas en ese proyecto y aún no me han pagado ni un euro”

El arquitecto Joaquín González Miranda, defendido por el letrado José Mª García Elorz, se muestra dolido por tener que acudir a la Justicia para que cumplan su contrato

Enrique Conde Iban Aguinaga - Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

pamplona- ¿Cómo se fragua su contacto con Ortiz?

- Arquitecto González Miranda: No había trabajado con ellos ni Ortiz había trabajado en Panamá. Un arquitecto español residente en Panamá, Javier Olcina, fue la persona que ellos buscaron para que les introdujeran allí y él fue quien me presentó el proyecto que, en principio, me resultó bastante interesante.

¿Por qué necesitan de usted?

-Arquitecto: Hubo una doble licitación por un error en el pliego de condiciones. La primera se presentó a finales de diciembre de 2014 que es cuando contactan conmigo. El pliego pedía un arquitecto especialista en catedrales que hubiese realizado la restauración de una catedral. Yo había realizado la del presbiterio de la catedral de Pamplona, todo lo que está dentro de la reja, y la reforma integral de la catedral de San Salvador (El Salvador). El edificio estaba hecho un cascarón, no había nada porque había pasado un terremoto y fue una restauración total. Como tenía esa experiencia en catedrales, arquitectura religiosa y restauración, yo introduje a Construcciones Zubillaga para que formara parte del consorcio porque tenían una experiencia que Ortiz no tenía.

- Abogado García Elorz: Zubillaga entra a través de Joaquín para suplir las carencias que tenía Ortiz para presentarse a la licitación.

- Arquitecto: De hecho no fue solo Zubillaga, sino que monté un equipo con el restaurador Mariano Nieto, que hizo un proyecto de restauración de retablos y esculturas, contacté con la división regional de Iguzzini, para la iluminación, con una empresa Sonido Z para la megafonía, con los profesionales que iban a ejecutar la obra. Obtuvimos 47 puntos de los 50 posibles. Pero entre los dos aspirantes a la licitación la diferencia fue el proyecto arquitectónico que se presentó. Al inicio se presentaron más de 20 empresas, españolas la mayoría, pero también italianas, mexicanas y de EEUU. Al final quedaron dos empresas aspirantes.

Y su trabajo, por el que ganan la licitación, les resulta gratis hasta hoy.

-Abogado:Lo que fue determinante en la puntuación entre los dos finalistas fue el currículum y la valoración del proyecto arquitectónico. Y todo este trabajo para ganar la licitación lo hace el señor González Miranda sin cobrar un euro. Su apuesta era decidida por su valía. En el contrato era o todo o nada. Si no ganábamos, no cobraba nada. Solo cobraba 150.000 euros si ganaba la licitación. Lo llamaban contrato de éxito, que luego ha resultado ser un contrato leonino. Si ganaba me convertía en arquitecto director y supervisor de todo el proyecto. Para esa ejecución de la catedral había que firmar otro contrato en el que el anexo reflejaba un 1,5% y el 2,5% del presupuesto de la licitación, que se elevó a 12 millones de euros. Y en la reclamación judicial se estima tanto los 150.000 euros como el porcentaje de la licitación.

-Arquitecto: Como existía el compromiso de que yo iba a ser el que terminara el proyecto y quien iba a dirigirlo, aunque yo no podía presentarlo allá porque tenía que llevar la firma de un arquitecto panameño, a mí me dijeron que siguiera trabajando después de la licitación. Y cuando tenía el anteproyecto aprobado por el INAC y con el 80% del trabajo terminado, se quedaron con él, dejaron de contar conmigo y han pasado 400 días, ¡400 días! sin pagarme a pesar de haberles reclamado continuamente.

-Abogado: Y le echan con la excusa de que no posee la idoneidad para trabajar en Panamá, que eso ya estaba previsto en el precontrato. Lo que resaltaría es la falta de ética repugnante en el cumplimiento de los contratos. Lo que es sangrante es que ganan la licitación gracias a su trabajo y proyecto que es lo que determina que se adjudique el proyecto al Consorcio La Antigua, del que forma parte Ortiz. En el resto de parámetros las ofertas eran muy similares, pero lo que marca la diferencia es el proyecto del arquitecto y, no solo no le pagan, sino que le siguen teniendo trabajando y, cuando tiene el 80% hecho, le pegan la patada con una excusa ya prevista en el contrato.

-Arquitecto:Cuando estábamos en estas conversaciones finales, les dije que las personas no somos objetos de usar y tirar. Y les dije que me habían usado para ganar el concurso, por mi proyecto y mi currículum, y luego me habéis tirado. Eso raya contra la ética y contra todo.

Y ahí interpone la demanda.

-Arquitecto:Sí, pero por ello no recularon. Se opusieron con alegatos baladíes. He podido meter cerca de 2.000 horas de trabajo y, además, había una red de colaboradores para este proyecto que también ha trabajado.

¿Cómo está la situación del resto del equipo?

-Arquitecto:A la mayoría les echaron de entrada, como a los profesionales de iluminación, sonido, platero (había que hacer lamparas). Se fueron de rebote tras mi despido. Al restaurador Mariano Nieto veo difícil que le vayan a pagar... He tratado de que no se formara un escándalo en Panamá, porque podría afectar a muchas instituciones;pero si en este momento Ortiz expulsa también a Zubillaga de las obras, como pretende, se organizará un jaleo muy gordo, porque supondría romper el Consorcio (La Antigua) y se tendría que anular el contrato y paralizar las obras.

¿Cree que todo esto ha sido premeditado?

-Arquitecto:Yo diría que sí, a la vista de cómo ha ocurrido todo. Este comportamiento hace muchísimo daño a las personas, a las empresas, al país... Es un comportamiento inmoral, inaceptable y aberrante, que hay que cortarlo. Por eso la sentencia es tan contundente. A mí me ha obligado a despedir a una persona, a no pagar, a pedir créditos con garantía hipotecaria. Me ha causado un daño muy gordo.

las claves

“El grupo Ortiz se ha comportado de un modo inmoral e inaceptable. Eso hay que cortarlo, hace mucho daño a empresas y personas”

“Le echaron con una excusa ya prevista en el contrato. Lo que sangra es que ganan la contratación por la experiencia del arquitecto”