Por fin

Somos nuestros mejores embajadores

por javier arizaleta - Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

No sé si alguien ha calculado si entre las personas que se van en Semana Santa de Tierra Estella y las que vuelven, hay déficit o superávit. Si crecemos en habitantes o salimos perdiendo con todos esos vecinos que aprovechan estos días para visitar las playas u otros lugares. Ése sería un buen dato para saber si de verdad el turismo es un sector que tira de nuestro desarrollo o lo hace débilmente. Está claro que margen de mejora y de crecimiento hay. En este sentido es posible que todavía estamos lejos de intuir el atractivo que despiertan muchos de nuestros elementos paisajísticos además de la variedad de las cientos de pequeñas localidades en esa posible desarrollo turístico de Tierra Estella. Pero de momento la oferta es la que intentamos ofrecerles en las páginas de portada en este semanario. Un repaso que si bien no pretende recoger exhaustivamente todas las alternativas de ocio de nuestra Merindad, sí que representa el resumen de por dónde se puede mover quienes nos visiten estos días y también aquellos que hayan decidido quedarse aquí y conocer esas actividades de Tierra Estella como si fueran turistas venidos desde fuera. Comentaba el otro día el concejal de Estella-Lizarra, Ignacio Sanz de Galdeano que hay turistas que en un solo día acaban sabiendo más de la ciudad que los propios vecinos. Y no le falta razón. A veces pasamos por encima la historia de los acontecimiento y de los edificios como si se tratara de un tema tan complejo que no fuera con nosotros. Pero no. Somos nosotros los mejores embajadores de nuestras cosas. En fin, a nada empeño que le pongamos nadie puede ganarnos en el cariño con el que hablemos de nuestras tesoros y comprender los múltiples secretos que guardan.