UPN, ¿navarrísimos?

Por Gustavo Gil Pérez-Nievas - Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

El partido regionalista navarro, que se presentaba en campaña electoral como Navarrísimo, acaba de desperdiciar una posición privilegiada para defender los intereses de todos y todas las navarras ante los presupuestos del Estado. El presidente Rajoy necesita, a cualquier precio, los 2 diputados de UPN para sacar adelante los presupuestos de España.

Sorprendentemente, la única condición que ha puesto el señor Esparza es la financiación para la segunda fase del canal y para el TAV a su paso por Navarra.

¿Qué ha ocurrido? En su clara posición de poder para negociar, el señor Esparza ha desperdiciado su oportunidad, y a sabiendas, ha dado su visto bueno a unos presupuestos estatales con unas consecuencias para Navarra difíciles de explicar. En primer lugar, un recorte en la inversión de un 25% (de 106 millones a 79) respecto al año pasado, de los cuales realmente de inversión sólo son 34, ya que los 45 millones restantes son parte de lo que nos debía el Estado por obras ferroviarias ya hechas y adelantadas en su pago por el anterior Gobierno de UPN. En segundo lugar, aumento de la cuota del convenio económico que paga Navarra al Estado, respecto a 2016, en 106 millones de euros. Es inexplicable e impresentable que el señor Esparza no haya defendido un convenio más favorable para Navarra a cambio de su voto imprescindible. Por último, ha arrancado el exiguo compromiso de 65.000 euros para un estudio sobre mejoras en el tramo ferroviario Zaragoza-Pamplona del TAV, y 0 euros para la segunda fase del canal.

Ante estos hechos, mi sorpresa y mi vergüenza ajena son mayúsculas. Frente a la imperiosa necesidad de Rajoy de negociar para conseguir apoyos, ¿esto es lo máximo que pueden conseguir los navarrísimos de UPN para Navarra teniendo esa ventaja?

De todos los partidos navarros en el congreso, sólo UPN tenía la predisposición para negociar con el PP en Madrid. Se podían haber apuntado un buen tanto político presionando a favor de Navarra, lo mismo en inversiones que con el convenio económico, pero han claudicado aceptando lo que les han dictado desde Madrid, increíblemente en nuestra contra.

Es paradójico además que sus peticiones para negociar hayan sido sobre algo que no les corresponde, ya que los proyectos de la 2ª fase del canal y del corredor ferroviario navarro afortunadamente ya no los gestionan ellos (pero es que además en consignación presupuestaria no les han hecho ni puñetero caso).

No se puede ser más incompetente en la oposición, ya que si el Gobierno termina con buen balance la legislatura, será mérito propio;pero si el balance económicamente es malo, también se le podrá achacar cierta corresponsabilidad a UPN por incapaz.

¿Qué capacidad de gestión podemos esperar de un partido que teniendo opción, no defiende nuestros intereses económicos en Madrid;o que en Tudela acusa al alcalde de “pedigüeño” por conseguir más subvenciones para la ciudad?

Estos recortes de Rajoy hacia Navarra acabarán de nuevo repercutiendo negativamente en la calidad de nuestros servicios públicos.

No olvidemos en el futuro que eso ha sido posible con la connivencia de partidos como UPN-PPN, que paradójicamente en campaña se jactaban de navarrísimos.El autor es concejal CUP Tudela/Tutera