El Barcelona es muy poco fiable

IRREGULAR | Ni con 2-0 ni con 3-1 fue capaz el equipo de Luis Enrique de cerrar el duelo

Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Paco Alcácer, tras su gol.

Paco Alcácer, tras su gol. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Paco Alcácer, tras su gol.

Barcelona 3

Real Sociedad 2

BARCELONA Ter Stegen;Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba;Busquets, André Gomes (Iniesta, min.69), Rakitic;Messi, Suárez y Paco Alcácer (Denis Suárez, min.80).

REAL SOCIEDAD Rulli;Zaldua, Navas, Iñigo Martínez, Yuri;Illarramendi, Zurutuza (Granero, min.84), Xabi Prieto;Oyarzabal, Vela (Canales, min.62) y Willian José (Bautista, min.79).

Goles 1-0 m. 17: Messi. 2-0 m. 36: Messi. 2-1 m. 42: Umtiti (p.p.). 3-1 m. 44: Paco Alcácer. 3-2 m. 46+: Xabi Prieto.

Árbitro Martínez Munuera (Valencia). Amarillas a Vela (7), Paco Alcácer (41), Illarramendi (49), Luis Suárez (68) y Piqué (88).

Estadio Camp Nou. 81.704 espectadores.

Barcelona- Dos goles y una asistencia de Leo Messi dieron la victoria al Barcelona ante la Real Sociedad y mantienen con vida en la Liga al conjunto azulgrana antes de visitar el Bernabéu el próximo sábado.

Fue un partido con un primer tiempo loco -los cinco goles se marcaron en los primeros 45 minutos- y en el que los catalanes prácticamente acabaron pidiendo la hora, porque la escuadra guipuzcoana siempre jugó de tú a tú a su rival y mereció llevarse un mejor botín del Camp Nou.

Y es que la Real, que no gana en el coliseo azulgrana desde 1991, vio claro desde el primer minuto que se le presentaba una gran ocasión de enterrar su mala racha.

Tuvo que aparecer Messi -siempre Messi- para salir al paso de una Real que arrancó con fuerza. El argentino se sacó un zurdazo desde la frontal, seco y raso, que se coló pegado al palo izquierdo de la portería de Rulli. En el 36, Messi volvía a marcar, pero ni siquiera con el 2-0 parecía el partido sentenciado.

Este Barça, que en una semana ha dilapido seriamente parte de sus opciones en Liga y casi todas en la Liga de Campeones con las derrotas de Málaga y Turín, es ahora mismo un equipo muy poco fiable, y los chicos de Eusebio Sacristán lo sabían y no bajaron los brazos. Ni con el 2-0 ni con el 3-2 con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte, el Barcelona vio cómo su rival le arrebataba la posesión del balón, lo cual le obligó a trabajar en defensa y buscar sus mejores opciones de ampliar el marcador a través de algunas contras. No se movió ya el marcador y, pese a la victoria, el Barça no despejó las dudas. - Efe