Sangriento atentado contra civiles evacuados en Siria

El ataque, a las afueras de Alepo con coche bomba, deja más de 100 muertos

Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Uno de los autobuses destrozados por la explosión.

Uno de los autobuses destrozados por la explosión. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Uno de los autobuses destrozados por la explosión.

EL CAIRO- Los cerca de 5.000 civiles y milicianos evacuados de los pueblos chiíes de Fua y Kefraya, en la provincia siria de Idleb (noroeste), fueron blanco de un ataque con coche bomba, que dejó más de 100 muertos y decenas de heridos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que la explosión se produjo en la zona de Al Rashidín, a las afueras de la ciudad de Alepo (norte), donde las víctimas estaban esperando a ser trasladadas.

Según la ONG, el vehículo que estalló es un cuatro por cuatro tipo furgoneta (pick-up) y causó graves años en los autobuses a bordo de los cuales los evacuados llegaron a Alepo y esperaban ser llevados al pueblo de Yebrín, cercano a la urbe.

Imágenes de los momentos posteriores a la explosión muestran los autobuses carbonizados y numerosos cadáveres esparcidos en los alrededores de los mismos, así como sobresaliendo de las ventanillas de los vehículos, que estallaron con la deflagración.

Entre los cuerpos, algunos de pequeñas dimensiones, hay mantas, ropa y enseres personales de los evacuados, que abandonaron sus hogares, después de haber permanecido cercados durante más de dos años por facciones islámicas e insurgentes.

La agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de que decenas de civiles fallecieron y resultaron heridos, y destacó que la mayoría de las víctimas son niños y mujeres.

Según el corresponsal de la agencia en Alepo, el coche bomba se introdujo en la zona con el pretexto de entregar ayuda humanitaria, pero no precisó quién podría haberlo conducido hasta allí.

El Observatorio informó de que entre los evacuados había 1.300 milicianos leales al Gobierno sirio, pero precisamente el número de los hombres armados que salieron de las poblaciones sitiadas causó una disputa entre las partes y bloqueó el traslado durante más de 36 horas.

EVACUACIÓN TRUNCADALa evacuación dio comienzo en virtud de un acuerdo alcanzado en marzo entre el grupo chií libanés Hizbulá e Irán, aliados de Damasco, y la facción siria Ejército de la Conquista, y que fue auspiciado por Catar.

El pacto incluye la salida de combatientes rebeldes y sus familias de las localidades de Madaya y Al Zabadani, ubicadas al noroeste de la capital siria y sitiada por las fuerzas gubernamentales.

Poco después de la explosión de, se reanudó el proceso de evacuación, tanto de los residentes de Fua y Kefraya, como de los más de 2.000 civiles y combatientes que salieron de Madaya y que también estaban bloqueados a las afueras de Alepo.

La Media Luna Roja siria les había prestado asistencia en esa área, aunque algunos de los evacuados se quejaron de que no les ofrecieron comida caliente y que apenas pudieron bajarse de los autobuses.

Según testimonios recogidos por el Observatorio, los equipos de la Media Luna Roja sólo les dieron “agua, galletas y conservas”.

La ONG señaló que, después de completar los “trámites logísticos”, los autobuses empezaron a moverse para finalizar el proceso que dio comienzo el viernes al amanecer.

Los vehículos que transportan a los evacuados de Madaya emprendieron ayer el camino desde la zona de Al Ramusa hacia la provincia de Idleb, controlada por los insurgentes. Mientras, el convoy de Fua y Kefraya se dispone a entrar en Alepo, dominada por las autoridades sirias.

Por el momento, ningún grupo ha reivindicado el ataque, cuyo objetivo parecen ser los evacuados chiíes, pero también podrían haber sido los insurgentes que los custodiaban.

El grupo Liberación del Levante (exfilial siria de Al Qaeda) difundió a través de su cuenta de Telegram información y fotografías de la explosión.

Según un breve comunicado, el coche bomba estaba cargado con metralla y explosivos, y fue detonado “de forma deliberada” por un miembro de la milicia libanesa. - Efe