Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

¿Qué les decimos a los niños?

Por Félix Monreal - Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Sirigu detiene un balón ante la presión de Gaitán.

Sirigu detiene un balón ante la presión de Gaitán. (Foto: Emilio Naranjo (Efe))

Galería Noticia

Sirigu detiene un balón ante la presión de Gaitán.

Cuando las excavadoras arrastren las piedras del Calderón, enterrarán también los ecos de las voces de miles de osasunistas que asistieron allí a la primera final de Copa de su equipo. La simbología de este estadio merecía una despedida más decorosa;algo más a tono también con aquel gol antológico de Masoud sorteando rivales dentro del área o el particular centenariazo, la victoria por 0-1 aguando al Atlético la conmemoración de sus cien años de vida. De la última visita de los rojillos quedarán, al menos, los dos penaltis detenidos por Sirigu en apenas cien segundos. Datos que descansarán en el archivo, donde aún se celebran los cinco goles de Vergara en el Metropolitano, anterior casa de los colchoneros. Viejas leyendas para leer y rememorar. Pero aparcando la historia, me preocupa qué imagen quedará de Osasuna en esos cientos de niños que quizás acudían por primera vez al estadio de su club y que vieron a unos futbolistas vestidos de verde que no chutaron a portería, con dificultades para progresar con el balón en los pies, que ofrecieron poca resistencia y, igual de importante, sin un solo jugador de campo que llamara su atención infantil. ¿Qué les decimos a esos críos? ¿Que Osasuna pasa por su peor año? ¿Que los entrenadores no tienen capacidad de motivación? ¿Que los futbolistas están cansados de luchar contra la corriente de esta Liga que les arrastra al descenso? ¿Que ese equipo podía dar mucho más con una mejor elección y colocación en el campo de sus futbolistas? Ya se sabe que los críos son crueles, te cuelgan el sambenito de malo y de manta y luego lo repiten por los siglos de los siglos, aunque la mayor parte de los 96 años de su vida este club los haya disfrutado en Primera.

Yo a esos niños, sean del Atlético o del Móstoles, les pediría que si un día son entrenadores eviten los juegos de magia;que no metan un delantero en la chistera para sacar luego un defensa, que es el truco fácil. Que si quieren preparar un equipo respeten las virtudes de sus jugadores y las mejoren, y si de verdad quieren hacer ilusionismo, que hagan de un defensa un buen delantero. Pero con eso no se atreve nadie. Es más fácil echar a los leones a Olavide colocándolo de lateral (hay que ver cómo defiende a Carrasco en el 0-2...), o quemar las energías de Berenguer para que haga esprints de 80 metros de área a área. Es lo que quiso hacer Urban con Barja, meterlo de lateral, y ahí lleva el chaval tres años sin debutar con el primer equipo, y con clubes de Primera esperando que Osasuna lo deje porque no es el lateral que quieren los entrenadores...

También les contaría a esos niños que Osasuna no es un equipo que solo sabe defender, aunque esta temporada lo haga bastante mal. Que le gusta llegar al área, pero que los entrenadores prefirieron ayer amontonar gente atrás, meter mucho músculo, y dejar el talento de tipos como De las Cuevas, que aparece entre líneas y no pierde la pelota, en el banquillo. Porque, chicos y chicas, es más fácil destruir que crear, copiar que imaginar. También en el fútbol. Pero Osasuna se abraza a ese estilo tanto por la necesidad como por la falta de capacitación de quienes ahora lo dirigen.

No sé si los pequeños hinchas del Atlético lo entenderán;en realidad, en jornadas tan calamitosas como la de ayer es a nuestros niños y niñas a quienes tendríamos que explicarles por qué le pasan estas cosas a Osasuna. Antes de que se hagan de otro equipo.