Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Miotomía Esofágica Endoscópica

El CHN, pionero en aplicar una nueva técnica para solventar trastornos motores esofágicos

Denominada como Miotomía Esofágica Endoscópica, comenzó a aplicarse en junio con resultado positivo en todos los pacientes tratados por el Servicio de Aparato Digestivo

Fernando F. Garayoa Oskar Montero - Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

José Zozaya, jefe del Servicio de Aparato Digestivo;Fermín Estremera, médico encargado del diagnóstico;Pedro Jiménez Iriarte, primer paciente tratado con éxito en el CHN;y Eduardo Albéniz, el médico que ha desarrollado la técnica en Pamplona.

José Zozaya, jefe del Servicio de Aparato Digestivo;Fermín Estremera, médico encargado del diagnóstico;Pedro Jiménez Iriarte, primer paciente tratado con éxito en el CHN;y Eduardo Albéniz, el médico que ha desarrollado la técnica en Pamplona. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

José Zozaya, jefe del Servicio de Aparato Digestivo;Fermín Estremera, médico encargado del diagnóstico;Pedro Jiménez Iriarte, primer paciente tratado con éxito en el CHN;y Eduardo Albéniz, el médico que ha desarrollado la técnica en Pamplona.

PAMPLONA. El Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) se ha convertido en centro de referenciaestatal a la hora de tratar determinados trastornos motores esofágicos gracias a la aplicación pionera de una técnica denominada Miotomía Esofágica Endoscópica. Un tratamiento que ofrece resultados excepcionalmente positivos, y de incidencia mucho menos agresiva que los aplicados hasta el momento.

Eduardo Albéniz y Fermín Estremera, médicos del Servicio de Digestivo, el primero responsable del desarrollo de la técnica y el segundo encargado del diagnóstico manométrico necesario para poder aplicar este procedimiento, arropados y apoyados por José Zozaya, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario de Navarra, y Juan Vila, Jefe de Sección de la Unidad de Endoscopias, son los profesionales que conforman el núcleo principal del equipo que ha hecho posible que Navarra se sitúe, una vez más y con el plus que significa desarrollarlo desde la sanidad pública, a la cabeza de la investigación sanitaria en el Estado.

Esta nueva técnica, explica el doctor Albéniz, solventa un tipo de enfermedad que implica “una serie de trastornos que obstruyen el paso de alimento en el esfínter esofágico inferior, anomalía que sucede cuando la parte situada entre el esófago y el estómago está anormalmente contraída. Esto provoca en el paciente disfagia (no puede tragar) y dolor torácico”. Así, el procedimiento aplicado soluciona ciertos trastornos motores esofágicos que impiden el paso de la comida, y por lo tanto que el paciente se alimente de una forma normal y adecuada. Hasta ahora se trataban a través de dilataciones (con un balón que se infla y se coloca en el estómago de forma endoscópica) o con cirugía (que corta una parte del esfínter por vía laparoscópica, abriendo así el esófago para posibilitar el paso de la comida). La técnica que ahora se ha empezado a aplicar en el CHN se denomina Miotomía Esofágica Endoscópica, procedimiento que se empleó por primera vez en 2007 pero que hasta el pasado año no había llegado al Estado “ya que es un procedimiento complejo, derivado de otro previo centrado en el tratamiento del cáncer de estómago y esófago, que se desarrolló en Japón, que requiere un entrenamiento prolongado y ha tardado bastante en extenderse. Además, sucede que en el país nipón tienen una alta prevalencia de tumores, sobre todo de estómago y esófago, lo que les permite realizar con mucha frecuencia esta técnica y así formar a sus médicos. Aquí hay menos cáncer de estómago y esófago, por lo que encontrar casos sencillos para poder tratar es difícil”. Lógicamente, antes de practicar con pacientes humanos se inicia el aprendizaje con animales, “algo que tampoco es sencillo, porque se necesita una estructura y una logística. Aquí, tanto el doctor Vila como yo nos formamos en Disección Endoscópica Submucosa hace varios años, bien a través de entrenamiento en modelo animal como en cursos estatales e internacionales y sendas estancias en Japón, y ahora hemos podido aplicar lo aprendido en Navarra”, apunta Albéniz.

La técnica El avance plausible de esta nueva técnica con respecto a sus dos predecesoras es que “en lugar de llegar al músculo del esófago a través de la cavidad abdominal, vía quirúrgica, nosotros realizamos el acceso vía endoscópica desde dentro del esófago”. En cuanto a las ventajas, “la principal es que no requiere ninguna incisión, ya que se trata de un procedimiento endoscópico, lo que significa que el periodo de ingreso en el hospital es corto. Y, por otra parte, se trata de una técnica que se aplica a distintos trastornos motores que inciden en los músculos del esófago;con la cirugía solo puedes llegar a cierto tramo del mismo, mientras que con la endoscopia puedes acceder a todo el recorrido, lo que implica poder tratar trastornos que hasta ahora casi ni se diagnosticaban, ya que no había buenos estudios de la función del citado músculo, pero ahora puedes tratar la longitud completa, sin necesidad de hacer un abordaje torácico”.

Hasta el momento, han sido 12 los pacientes, de diferentes edades, tratados en menos de un año con esta nueva técnica por el doctor Albéniz, con resultado positivo en todos.

Incidencia y coste En lo respecta a la incidencia, estamos hablando de que habitualmente se dan entre uno y dos pacientes al mes en Navarra que pueden ser tratados con la Miotomía Esofágica Endoscópica, pero es que, además, al ser pioneros, se están derivando enfermos del resto del Estado al CHN. En lo relativo a los costes económicos, este tratamiento puede resultar “más caro que la dilatación con balón, pero es más eficaz, y, eso sí, es más barato que la cirugía. En cualquier caso, lo importante es la selección del paciente gracias a un equipo interdisciplinar, que es el encargado de elegir a los enfermos adecuados para aplicar esta técnica en concreto;por ejemplo, pacientes que además presentan otras problemáticas, como hernia de hiato, es preferible que sean tratados con cirugía que con este procedimiento”.

CHN, centro de ‘exportación’ La nueva técnica, que comenzó a aplicarse en junio de 2016, se ha centralizado, lógicamente, en pacientes navarros, pero el doctor Albéniz también se ha desplazado a otros centros hospitalarios del Estado para enseñarla. “De hecho, hicimos un caso en directo en un curso que impartimos en Sevilla. Y en cuanto a su desarrollo en el CHN, nunca es bueno que una técnica la haga una sola persona, lo interesante es que la aprendan dos o tres personas del Servicio. En este sentido, desde la Unidad de Endoscopia del CHN se coordina el grupo estatal de resección endoscópica de tumores, en el que se incluye este nuevo procedimiento. Este grupo, que tiene una andadura de 4 años, tiene como uno de sus objetivos principales dedicarse a la formación de profesionales en estos tratamientos. Así, se están organizando cursos en centros estatales, que inicialmente serán para resecciones básicas de tumores pero que luego se ampliarán con este procedimiento. Hay que tener claro que las técnicas no son de nadie, son para que se beneficien los pacientes”, relata el doctor Albéniz.

formación

Años de aprendizaje. Para poder realizar la Miotomía Esofágica Endoscópica, el doctor Albéniz primero tuvo que formarse en la “resección de tumores precoces del intestino. Ese aprendizaje empezó en 2010 y, ya con esa base, a través de cursos estatales e internacionales, y prácticas en modelo animal, posteriormente puede realizar una estancia en Japón. Luego pasé a estudiar la casuística en Navarra para comenzar aplicar la técnica;eso sí, previamente también realicé una estancia en China (Shanghai), en diciembre de 2015, para completar la formación”. Esta formación se ha podido realizar gracias al esfuerzo conjunto del equipo de Digestivo como de la disponibilidad ofrecida por la dirección del CHN, aunque, eso sí, y como sucede habitualmente, las estancias se han financiado con becas del Gobierno de Navarra, que cubren casi el 50%, y el resto gracias a las ayudas de la industria farmacéutica y, desgraciadamente, también sufragadas por el bolsillo del propio médico.