El Santo Entierro admira en Elizondo

La procesión del Viernes Santo cumple 101 años ante la sorpresa de cientos de visitantes que no la conocían

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

elizondo- La procesión del Santo Entierro de Elizondo volvió a sorprender y admirar a los cientos de visitantes que la siguieron a lo largo de su recorrido, desconocedores de que la localidad contara con un cortejo procesional tan atractivo y completo, precisamente cuando supera un siglo de existencia. La comitiva fue seguida con respetuoso silencio a su paso por las calles, formado por los once grupos y pasos que representan desde la Entrada de Jesús en Jerusalén al Cristo yacente, acompañada de forma brillante por la banda de música El Recreo de Elizondo, que dirige Rosa María Sánchez.

El sacro cortejo elizondarra salió por vez primera el Viernes Santo de 1916, en concreto el 21 de abril de aquel año, promovida por don Mauricio Berekoetxea, a la sazón párroco de la parroquia de Santiago Apóstol de Elizondo. Era un hombre de reconocida iniciativa que también impulsó la Cabalgata de Reyes Magos, así como la construcción del actual templo tras los daños que el original sufrió a consecuencia de la tremenda inundación del 2 de junio de 1913.

Como en su primera salida, anteayer abrió la comitiva la Entrada de Jesús en Jerusalén, el primer paso, seguido por Los azotes y el Arca de la Alianza y el grupo alegórico de Abraham e Isaac. El segundo paso fue el de Jesús crucificado con su Madre y San Juan, y otro grupo alegórico representaba a las doce tribus que abrían camino al paso de Jesús yacente, y La Piedad con Jesús muerto en brazos de su madre.

El grupo representativo de las doce tribus abrieron camino al paso de Jesús yacente, escoltado por una cohorte de soldados romanos, y cerraron la comitiva los miembros de la Hermandad, autoridades y la banda de música que interpretó la Marcha Fúnebrede Chopín. La procesión parte habitualmente de la parroquia para regresar después de recorrer las calles, con la banda de música que, casualmente, sigue interpretando algunas de las mismas composiciones que en los 101 años que se han cumplido en esta presente edición.

El Santo Entierro aumenta su intensidad y belleza conforme la oscuridad cae sobre Elizondo y brillan sus luces, desde las últimas horas de la tarde cuando sale de la parroquia. Para centenares de visitantes que en Semana Santa abarrotan Baztan, es una inesperada y agradable sorpresa conocer la existencia de una procesión que goza de una sencilla pero muy notable dignidad que es, sin ningún lugar a dudas, el acto religioso más relevante de estas fechas.