Un volatín para “abrir puertas y tender puentes”

Los pregoneros Diego Carasusán, Luis Durán y Blanca Aldanondo llamaron a la solidaridad de Tudela
El muñeco, después de años sin hacerlo, explotó

Fermín Pérez-Nievas - Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El Volatín, después de explotar, comienza a girar ante el asombro de los tudelanos.

El Volatín, después de explotar, comienza a girar ante el asombro de los tudelanos. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

El Volatín, después de explotar, comienza a girar ante el asombro de los tudelanos.

TUDELA. El Volatín de Tudela por fin explotó. Su disfraz de este año, que hacía referencia a los teléfonos móviles que explotan, sirvió de acicate y provocó que el puro que el pelele (que simboliza a Judas) saltara por los aires y comenzará a dar volteretas. Después de más de media docena de años en que el petardo no explotaba e incluso provocaba que la ropa del muñeco se incendiara, la nueva pirotecnia tuvo su efecto y, entre aplausos, el exploto del Volatín por fin pudo dar paso al baile, las cabriolas y las revueltas que sufre este muñeco que, colgado del balcón de la Casa del Reloj, representa el ajusticiamiento de Judas tras entregar a Jesús.

Antes de que el Volatín, vestido de móvil, se convirtiera en protagonista, los tres pregoneros de este año dejaron un mensaje de solidaridad y acogimiento para todos aquellos que viene de fuera. Los periodistas Diego Carasusán y Blanca Aldanondo y el presidente de los Amigos de la Catedral, Luis Durán, llamaron al público tudelano a “abrir puertas y tender puentes a quienes vienen de fuera, los dos emblemas de la ciudad de Tudela, el puente sobre el Ebro y la Puerta del Juicio. Abrir puertas frente a quienes levantan muros”. Carasusán recordó que “yo mismo soy hijo de inmigrante” y añadió que “tenemos que abrir la puerta de Tudela, la historia nos obliga”, en referencia a las tres culturas que durante varios siglos convivieron en la capital ribera. Igualmente hicieron referencia a la hospitalidad de la Ribera y recordaron los viajes que han realizado para dar a conocer el valor de la Puerta del Juicio y dar a conocer l nombre de Tudela. Terminado el Volatín, se celebró la entrega del cabezudo que este año ha ido a parar a la comparsa Sanducelai del bario de San Jorge de Pamplona. En su nombre, Ignacio Marín recordó que “somos un barrio de inmigración y esa heterogeneidad nos ha hecho ser lo que somos hoy”. Por su parte, el consejero de Políticas Sociales, Miguel Laparra, agradeció las referencias a la solidaridad del pregón de y, dada la presencia de mujeres en el pregón y en la Bajada del Ángel emplazó a la Orden del Volatín a “que esta paridad llegue también a este colectivo, a la Orden del Volatín, próxima a cumplir 50 años. Las tradiciones cambian y la Semana Santa ha cambiado mucho en 50 años”.