vecinos

Un mendaviés, entre los veinte mejores becarios

Miguel Palacios, ingeniero de Montes, es uno de los veinte jóvenes distinguidos

POR LA | Fundación Empresa Universidad por su trabajo en prácticas

P. Gorría Unai Beroiz - Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El joven Miguel Palacios, recién llegado de Florida, posa en el kiosko de la Plaza del Castillo.

El joven Miguel Palacios, recién llegado de Florida, posa en el kiosko de la Plaza del Castillo. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

El joven Miguel Palacios, recién llegado de Florida, posa en el kiosko de la Plaza del Castillo.

pamplona- El premio era un viaje de formación a Estados Unidos y, recién llegado de Florida, Miguel Palacios, mendaviés de 27 años, dice estar “muy motivado” de cara al futuro. No es para menos. Ha sido seleccionado junto a otros 19 jóvenes de todo el país para recibir una semana de formación en la Universidad Central de Florida entre 2.500 becarios de todo el Estado. Graduado en Ingeniería de Montes, ha trabajado durante un año en los programas de iniciación profesional para titulados en la empresa Acciona.

Palacios estudió primero en Mendavia, más tarde en el Instituto de Lodosa y de allí marchó a Madrid, donde cursó Ingeniería de Montes en la Politécnica. Terminó los estudios en 2015, compaginándolos con una beca Erasmus en la República Checa y en apenas seis meses empezó a trabajar en Acciona. “Tenía amigos que habían conseguido su primer trabajo a través de la Fundación Empresa Universidad, en la plataforma Talentoteca, ahí me registré y me salió la oferta de Acciona”, relata.

Trabajó en prácticas durante un año como técnico del sistema de información geográfica GIS de los parques históricos de Madrid. “Son el Retiro, el Oeste, la Dehesa de la Villa... parques emblemáticos con árboles que tienen más de cien años”, añade. Allí tienen controlado e inventariado todo, “el arbolado, los arbustos, los macizos de flores, todo lo que se pueda imaginar está controlado a través del GIS”. A partir de ahí, al cliente, en este caso el Ayuntamiento de Madrid, “le teníamos que pasar informes quinquenales, mensuales y anuales, con planos, con toda la información que nos requerían;por ejemplo, cuando se hacen podas hay que registrar qué arboles se han podado, mediante qué tipo de poda, si había árboles enfermos, qué se podía hacer con ellos. La verdad es que era un trabajo muy chulo”, asegura Palacios.

A partir de ahí, la Fundación Universidad-Empresa, que gestiona estas becas de primer empleo, seleccionó a veinte jóvenes de entre sus 2.500 becarios. “Es un premio en base al rendimiento académico, a los informes de los tutores y jefes que has tenido en la empresa, además de un examen de inglés, un vídeo y una serie de preguntas que te hacen”, señala. Miguel Palacios fue el único navarro que entró en el selecto grupo de los veinte mejores del Estado, entre ellos ingenieros de telecomunicaciones, aeronáuticos, economistas, relaciones internacionales, etc”. En Florida recibieron formación sobre liderazgo, marketing, resolución de conflictos, negociación, organización empresarial... un curso muy completo “con clases teóricas, ejercicios prácticos entre nosotros y con los profesores”, comenta.

futuro abiertoAhora, ya de vuelta, Miguel Palacios, como tantos otros jóvenes, lucha por encontrar su futuro profesional, de momento viviendo entre Mendavia y Madrid: “Creo que tengo posibilidades de seguir en Acciona porque nunca te cierran las puertas. También podría trabajar aquí, en Navarra. Hay mucho monte, de hecho ya hice prácticas de verano en la certificación forestal en Foresna, y por ejemplo Pamplona tiene mucho jardín”. En cualquier caso, considera que la suya es una profesión con futuro: “El ingeniero de Montes es una persona que ha estudiado los pilares de la ingeniería y después se enfoca al medio ambiente, algo con lo que hoy estamos muy mentalizados”, sostiene. El abanico de posibilidades es enorme: Los bosques, la madera, el papel, la conservación, la contaminación, el agua, la pesca, la caza, las energías renovables... “Tenemos la formación, hace falta que la sociedad cuente con nosotros”, concluye.