Izaskun Mainz entrenadora del berriozar

Izaskun Mainz: “El fútbol femenino está encaminado hacia un proyecto de futuro mejor”

Tras una extensa trayectoria como jugadora, una lesión apartó a la navarra de los terrenos de juego, pero su vocación le hizo comenzar una nueva etapa en los banquillos

Jon Maiza / Unai Beroiz - Lunes, 17 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Izaskun Mainz posa en el campo de fútbol de Berriozar.

Izaskun Mainz posa en el campo de fútbol de Berriozar. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Izaskun Mainz posa en el campo de fútbol de Berriozar.

pamplona- Conocida como Kakun en el mundillo del fútbol, Izaskun Mainz (19/06/1985) está afrontando esta temporada el ilusionante reto de lograr la permanencia en la Segunda División Femenina de fútbol con el Berriozar. La entrenadora compagina la dirección del equipo con su trabajo como profesora, la gestión de grupos, sin duda, es lo suyo.

¿Cómo fue su trayectoria futbolística antes de llegar al banquillo del Berriozar?

-He sido entrenadora de la Fundación Osasuna desde hace ocho años, pero en el primer equipo que he ejercido ha sido en el Berriozar. Como jugadora comencé en el Lagunak, a los 19 años estuve una temporada en el Ardoi, luego estuve cuatro temporadas en Lodosa y otras cuatro en el San Juan.

¿Cómo fue ese proceso de dejar de jugar para comenzar a entrenar?

-A los 27 años, estuve toda una temporada parada por una lesión de espalda y ahí fue cuando me desenganché del ritmo de juego. En ese momento ofertaban los cursos desde la Federación Navarra de Fútbol y posteriormente Berriozar salió la oportunidad de poder entrenar. La verdad es que surgió un poco de casualidad.

¿Qué cambia de ser jugadora a ser entrenadora?

-Ahora vivo más intensos los partidos, al final ahora tengo más responsabilidad. Ya no es solo tu trabajo, también tienes el trabajo de las jugadoras a tu cargo. Cuando estas de entrenadora te comes la cabeza con muchos aspectos, como la felicidad de las jugadoras, el orden en el vestuario, el rendimiento y otras situaciones. Noto que paso peor los partidos como entrenadora, que como lo hacía cuando estaba jugando.

¿Cómo esta siendo este primer año en la Segunda División Femenina?

-El ascenso a la categoría ha sido bastante duro. El cambio se nota mucho, pero esperamos poder salvarnos. El año pasado ganamos la liga en la última jornada, fue un año largo y difícil en el que mantuvimos una bonita batalla con el Gazte Berriak. Este año nuestro futuro también se puede decidir en el último partido, esperemos que sea para bien.

¿Cómo ve la situación del fútbol femenino en Navarra?

-Pobre y triste. Llevamos unos años ya en los que no tenemos equipo en Primera División y este año estamos tres conjuntos en Segunda, dos de ellos en puestos de descenso. Es difícil encontrar a tantas jugadoras para competir en nuestra categoría. Por otro lado, pienso que estamos encaminados hacia un proyecto de futuro mejor, con una buena planificación.

¿Conoce a más entrenadoras en Navarra?

-La única entrenadora soy yo.

¿En que aspectos puede beneficiar que se una mujer la que entrene a las jugadoras?

-Es lo mismo que en el fútbol femenino entre un hombre o una mujer. No podemos diferenciar el género para trabajar. Echo mucho en falta que no haya ninguna mujer entrenando a hombres. Soy de las que piensan que no por ser mujer tengo que entrenar a mujer y los hombres pueden entrenar a todo el mundo. No creo que haya diferencias, creo que lo que tenemos es más un prejuicio.

¿Qué le parece que muchas chicas tengan que buscarse un futuro futbolístico mejor en Estados Unidos?

-Creo que allí nos llevan mucha ventaja con todos los deportes. El que en Navarra no tengamos un equipo de primer nivel, es lo que te hace buscar esas salidas. Aquí no vas a poder vivir del fútbol a día de hoy, pero esperemos que dentro de unos años sí. Las pocas que tienen esa oportunidad de salir fuera para seguir con el fútbol tienen que aprovecharlo.

¿Ha tenido algún problema de discriminación machista en su etapa como entrenadora?

La verdad es que no. Nosotras no hemos sufrido ninguna discriminación sexista. Echo de menos que nunca nadie te llame para entrenar, estás entrenando en Segunda División Femenina y nunca recibes ninguna llamada de otro equipo.

¿En el aspecto más futbolístico, qué trata de transmitir a sus jugadoras?

La categoría en la que estamos nos exige mucha intensidad. En Segunda División si no estas en tensión durante todo el partido es imposible llevarse ningún punto. Son partidos muy exigentes, tratamos de tener al equipo bastante junto e intentar hacer cosas en ataque. En esta categoría se graban muchos partidos y eso te da la ventaja de poder analizar a los rivales y adaptar un poco tu juego.

Este análisis de los rivales supondrá un trabajo adicional fuera del campo.

Así es. Son muchas horas de buscar vídeos, intentar hacer actividades para hacer grupo, hablar con las jugadoras acerca de su situación. Ser entrenadora supone gestionar muchas cosas, no solo lo deportivo.

¿Cuales son las claves para que el fútbol femenino avance en buena dirección?

Creo que tiene que haber un cambio social de la idea que tengamos sobre el deporte en general. Cuando trabajo con mis alumnos en el colegio hacemos algún día especial sobre la coeducación en el mundo del deporte, y los niños alucinan cuando les ponemos vídeos de Alex Morgan (jugadora estadounidense). Sobre todo creo que se trata de educar el respeto y el deporte femenino.