asegura que dará "el primer paso"

Chechu Rodríguez, nuevo secretario de CCOO Navarra, buscará el "consenso" también con ELA y LAB

EFE - Lunes, 17 de Abril de 2017 - Actualizado a las 12:59h

El nuevo secretario general de CCOO en Navarra, Chechu Rodríguez

El nuevo secretario general de CCOO en Navarra, Chechu Rodríguez (EFE)

Galería Noticia

El nuevo secretario general de CCOO en Navarra, Chechu Rodríguez

PAMPLONA. El nuevo secretario general de CCOO en Navarra, Chechu Rodríguez, asegura en una entrevista con EFE que dará "el primer paso" para buscar el "consenso" no solo con UGT sino también con ELA, LAB o Solidari, convencido de que hay un camino para trabajar "juntos".

Elegido el pasado 7 de abril con un apoyo del 95,5 %, Rodríguez asegura que no comparte con ELA y LAB su estrategia nacionalista porque, afirma, "no veo que sea la que va a resolver los problemas", igual que admite diferencias a la hora de la negociación colectiva.

Sin embargo, precisa, "es cierto que hay un camino importante que nos une y es la recuperación de derechos y libertades. Y creo que en ese camino ha llegado el momento de que todos trabajemos juntos".

Por eso, pasada la Semana Santa, dice, "intentaré que entre todos busquemos el mayor consenso posible en lo que nos une y nos ocupa. Lo que no significa trastocar la unidad de acción con UGT, un elemento estratégico a nivel confederal que ha dado sus frutos, también en Navarra".

Chechu Rodríguez, que pretende asimismo hablar con la patronal y el arco parlamentario, no duda de que con el Gobierno foral hay también "un camino muy interesante que recorrer" y que "así lo demanda una sociedad con más de 40.000 parados y cientos de hogares sin recursos".

Un escenario que obliga a su juicio a "relanzar el diálogo entre los agentes políticos, sociales y económicos para buscar el máximo consenso posible, porque en él estará el éxito".

"Sé que hay dificultades pero soy optimista. Es cierto que al Gobierno lo soportan cuatro fuerzas política de corte muy distinto, pero también que nosotros tenemos bastantes coincidencias con el acuerdo programático, que los intereses de la sociedad navarra tienen que estar por encima y que el Gobierno debe tener interés en ello".

De hecho apunta que ya trabajan en el plan de industrialización 2020, están empezando a hacerlo en el plan de empleo y anuncia que reclamarán su presencia en ámbitos como el plan energético.

Convencido de que "era necesario un cambio" en el Ejecutivo foral, que "se da porque la sociedad lo pide a gritos en 2015", ahora, añade, "en CCOO podemos estar mas de acuerdo o más en desacuerdo con algunas de las cuestiones que plantea, pero este Gobierno está avanzando en temas sociales" y "está trabajando en algunos elementos que son estratégicos para reactivar la economía".

Queda "pendiente" en su opinión "una mesa con capacidad de diálogo permanente en la que presentar propuestas, debatir y acordar", porque hay elementos en discusión y otros que causan "preocupación", como lo que tiene que ver con la consejería de Presidencia "por la falta de cintura".

Cita también la necesidad de "volver a poner al sindicato en la calle, porque la crisis y las agresiones vividas desde el sindicalismo nacionalista y algunos medios de comunicación, que provocaron una posición más de defensa, han hecho que haya una desconexión importante con la sociedad".

Y apunta que CCOO tiene que hablar con los movimientos sociales con los que ha tenido "un distanciamiento importante, que no una ruptura, porque no hemos sabido estar con ellos, y eso ha hecho que hayan ido ocupando importantes espacios".

"Son movimientos que surgen al frío de la crisis por la exigencia social de hacer las cosas de otra manera y que nosotros hemos dejado de lado", admite, pero lo justifica en "una actividad frenética" como consecuencia de las reformas del Gobierno y la pretensión de la patronal de "engordar sus beneficios" con políticas cuyo "impacto había que minimizar".

Una labor en la que también entraba la negociación de EREs por "deslocalizaciones" debidas a "cierto aprovechamiento de la crisis" por parte empresarial, que ha buscado "reorganizar producciones" llevándolas a lugares mejor posicionados geográfica o estratégicamente.

Chechu Rodríguez no niega en todo caso que el sindicalismo nacionalista ha ganando posiciones y lo atribuye en parte a "una desafección" hacia las organizaciones que defendieron "lo colectivo por encima de lo individual" y no "la movilización frentista y las posiciones más duras por las que optaron otros y que atrajeron a algunos trabajadores, aunque creo que no resolvieron nada".