Editorial de diario de noticias

El reto de una mayor oferta universitaria

El último informe del MEC sobre ocupación de plazas universitarias evidencia tanto una buena rentabilización de los recursos públicos invertidos en la UPNA como la necesidad de ampliar sus plazas y catálogo de carreras

Lunes, 17 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

La UPNA se acerca a su mayoría de edad con muchos logros en su haber, pero también con algunas asignatura pendientes. En las últimas semanas se han cruzado varios informes estadísticos (uno el MEC y otro expuesto por el propio rector en el Parlamento con motivo de la política lingüística) que vienen a constar lo que es una sensación extendida socialmente: la oferta académica de la UPNA es muy apreciada pero se queda corta cuantitativamente y cualitativamente. El estudio del Ministerio de Educación sobre ocupación de plazas universitarias a nivel estatal destacaba cómo la UPNA era la universidad pública en la que menos puestos de primeros cursos quedaban libres. Se trata de una buena noticia en cuanto a la rentabilización de la oferta académica pero, visto desde el otro punto de vista y cruzando este dato con el de “adecuación” (el porcentaje de alumnos que logra plaza en la carrera que había puesto en primera opción), se puede llegar también a una conclusión en otro sentido: la demanda es superior a la oferta, hay carreras casi imposibles de cursar por la elevada nota de corte y además, a la vista de los cuadros del Ministerio, existen unos serios vacíos en ámbitos como las Ciencias Básicas o el terreno de las enseñanzas artísticas superiores. Está claro que una comunidad pequeña como Navarra no puede pretender cubrir todo el espectro del mapa de titulaciones pero también es cierto que éste no se ha movido en los últimos años. La misma lectura se puede hacer de la exposición que hace unos días realizaba el rector Alfonso Carlosena en el Parlamento con su tesis de demostrar que la oferta en euskera había crecido y que las carencias en materia lingüística no eran la causa principal del éxodo de navarros a la CAV, ya que la mayoría se iban a carreras que no se ofertaban en Pamplona, es decir, que el que fueran en euskera o castellano no era determinante. Dejando este debate a un lado, la otra cara de esta reflexión venía a corroborar de nuevo lo sustancial: muchos estudiantes que tienen que salir fuera a estudiar porque aquí no encuentran lo que quieren o quedan en lista de espera. Conocer otros países, autonomías o realidades no es malo en estas edades -todo lo contrario- pero siempre debiera ser una opción -no una obligación- sobre todo por sus consecuencias económicas. La ampliación o reestructuración de la oferta pública se intuye prioritaria. Empezando por Medicina.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »