Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
OSASUNA la actualidad

Despedida triste de un estadio histórico

derrota | osasuna deja una imagen paupérrima en su adiós al calderón, donde jugó su única final, la de copa

Javier Saldise / Agencia LOF - Lunes, 17 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Clerc se lamenta ante la alegría del gol de Filipe Luis.

Clerc se lamenta ante la alegría del gol de Filipe Luis. (LOF)

Galería Noticia

Clerc se lamenta ante la alegría del gol de Filipe Luis.

pamplona- El 15 de abril de 2017 ya pasa a formar parte de la historia de Osasuna porque fue el día en que el equipo navarro dijo adiós al Vicente Calderón, que cierra como escenario de los partidos del Atlético de Madrid, que cambia de estadio, que se marcha a otra parte. La despedida de Osasuna no estuvo a la altura de la exigencia del compromiso, porque no hubo correlación entre la gravedad de la situación y la necesidad de puntos con el comportamiento de los rojillos, que ofrecieron una imagen paupérrima, acorde tristemente con la del último clasificado de la Liga.

Allí donde disputó la única final de su historia, la de Copa en 2005 -el 11 de junio-, donde el equipo pamplonés hizo gritar a miles de rojillos con el gol del empate del gran Aloisi -minuto 82- frente al Betis (2-1), Osasuna protagonizó una doble despedida con el Atlético sin meter mucho ruido: como rival de los colchoneros, la de la Primera División, inevitable y ya muy próxima;y la del campo, obligada ésta por el avance de los tiempos y el urbanismo galopante. El Calderón es un estadio colosal, pero se ha quedado viejo y siempre ha tenido un punto laberíntico, nada acorde con este pulcro fútbol de pasarela y lentejuelas que propone desde hace un tiempo la Liga.

La hoja de servicios de Osasuna en el Calderón fue horripilante. Ni un solo lanzamiento entre los tres palos, un disparo fuera es el argumento ofensivo de un equipo que debía jugar para ganar, porque es lo único que le vale. Sin olvidar que el Atlético es uno de los grandes de Europa y que luce músculo como quiere -Simeone hizo pruebas, puso a varios no habituales, sacó a Cerci...-, la categoría del rival no sirve de motivo exculpatorio cuando la intensidad de los rojillos no se vio aparecer por ninguna parte. Si el entrenador afirma después que no se compitió, además de asumir que hay un cortocircuito entre lo que se dice fuera y lo que conecta en el vestuario, la capacidad de Osasuna para según qué empresas no se la puede creer casi nadie.

Fausto, un tipo combativo que no salta al campo a que le toreen, ni siendo el último, reconoció que el Atlético les superó por todas partes, que la estadística de posesión de balón es ficticia, porque Simeone y los suyos les cedieron el balón aposta mientras encontraban acomodo para la tarea -que juegue un central como Giménez de medio centro también es una limitación, que de todos modos no se notó- y que esa sensación de equipo doblegado es la que se mantuvo casi siempre. Gris adiós al Manzanares.

los datos

Ni una. No hubo remate de Osasuna entre los tres palos, pero es que solo se contabilizó uno fuera en los 90 minutos. A Oblak se le apuntaron seis intervenciones, por algún bombeo.

Tampoco faltas. Osasuna se llevó cinco cartulinas amarillas porque el árbitro no anduvo ducho en esa faceta, pero es que los rojillos hicieron tan sólo doce faltas -una menos que el Atlético-, algo inaudito cuando hay que mostrar la necesidad.

Seis canteranos. Osasuna hizo jugar a seis hombres de la cantera en su adiós al Calderón. Cuatro en el once inicial -Oier, David García, Berenguer y Olavide-. Luego salieron Aitor Buñuel y Roberto Torres.

Delanteros inéditos. Sergio León y Kenan Kodro no tuvieron casi balones que jugar. No hubo cambios en esa línea.

Cerci, tras dos años. El futbolista italiano volvió a jugar un partido en Liga dos años y medio después, tras su última aparición en diciembre de 2014.