Binke Diabate delantero del numancia

“A pesar del debut en Segunda, me queda mucho por aprender”

El día de su debut con el Txantrea en Tercera marcó cuatro goles. La temporada pasada jugó en el Cirbonero y hace ocho días debutó en Segunda con el Numancia

M.J. Armendáriz María Ferrer - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

pamplona- Binke Diabate dejó a su familia con 11 años en Cintruénigo para marcharse al Athletic. Quería ser futbolista. Tras su paso por el Txantrea y el Cirbonero, llegó al filial del Numancia el pasado verano y ya ha debutado en Segunda División (Numancia-Girona). Su novia y sus amigos no faltaron a la cita. Su familia lo siguió en la tele. Tiene contrato con el club de Soria hasta junio.

¿Cómo fue su debut en Segunda?

-Fue un día muy bonito. Había bajas en el primer equipo y nos llamaron a varios del filial a entrenar. Llevamos tres semanas con ellos. En Tercera estaba contento, llevaba diez goles. Para mí estar convocado con el primer equipo ya era un premio. Había entrenado algún día y jugué un partido amistoso en pretemporada en Arróniz ante Osasuna. En el partido noté un ritmo más alto en Segunda que en Tercera. Exige más concentración. Pero espero ir haciéndome si me dan la oportunidad.

Siempre quiso ser futbolista. ¿Se ve más cerca el fútbol profesional?

-Se ve más cerca porque estoy en un filial, pero no hay nada hecho. Tengo que seguir aprendiendo lo máximo con profesionales.

¿En qué ha mejorado aquel Binke que debutó en 2013 con el Txantrea marcando cuatro goles al que ha llegado a Segunda?

-Supongo que habré mejorado técnica y tácticamente y la experiencia se nota. Vas teniendo distintos entrenadores y sumas de todos para intentar ser un jugador más completo. Creo que soy mejor jugador de lo que era antes, aunque todavía me queda mucho por aprender.

En las últimas temporadas ha destacado en la Tercera navarra.

-Sí. Nunca se olvida un debut, y menos el de Tercera en el Txantrea, que fue marcando cuatro goles. En el Cirbonero estuve la temporada pasada, luchando hasta la última jornada por ganar la Liga. Este año también lo está haciendo bien y le deseo lo mejor. Sigo la Tercera navarra bastante, por familia y por amigos. Al Cirbonero, porque hablo con los compañeros del año pasado, y al Burladés, porque mi cuñado juega allí (Borja Biesa). Y al Txantrea también, porque sigue Raúl Marco, mi entrenador y algún jugador.

Apostó por el fútbol desde muy joven.

-Sí, nací en Mali. Mis padres vinieron aquí cuando yo era pequeño y pronto me apunté al Cirbonero. Con 11 años fui al Athletic. El primer año es el más difícil, porque echas de menos a la familia. Cuando las cosas no salen y estás solo, te afectan más. Pero en la resi estaba bien acompañado y se portaron muy bien conmigo. Estaban allí Íñigo Pérez, Íñigo Ruiz de Galarreta, Aitor Fernández... Eran más mayores, pero nos apoyaban mucho a los que estábamos solos. Entonces tenía mucha ilusión y a día de hoy me quedan esperanzas de seguir intentándolo para ver si se cumple el sueño. Sigo estudiando, porque sé que el mundo del fútbol es muy difícil, pero tengo ilusión.