La amenaza de Lewandowski promete épica en el Bernabéu

DESAFÍO LA NECESIDAD DE REMONTADA DEL BAYERN ES EL MÁXIMO OBSTÁCULO DEL Real madrid para acceder a semifinales

Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

LA PREVIA

Real Madrid Keylor Navas;Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo;Casemiro, Kroos, Modric, Isco;Cristiano Ronaldo, Benzema.

Bayern Múnich Neuer;Lahm, Boateng o Kimmich, Hummels o Alaba, Alaba o Bernat;Xabi Alonso, Vidal;Robben, Thiago, Ribery;Lewandowski.

Árbitro Viktor Kassai (Hungría).

Hora/tv 20.45 h. Antena 3.

Resultado de la ida 1-2 ganó el Madrid en el Bayern Arena.

madrid - El Santiago Bernabéu acoge un duelo de gigantes, el Clásico de Europa que en las últimas fechas comenzó a caer del lado del Real Madrid, haciendo olvidar el calificativo de bestia negrapara un Bayern Múnich, al que tiene contra las cuerdas tras el 1-2 de la ida, y ya eliminó camino de la octava, la novena y la décima Copas de Europa.

Busca la bendición el Real Madrid de un rival con el que siempre pudo camino de tres de sus cuatro recientes conquistas del título más prestigioso del mundo a nivel de clubes. El Bayern, la histórica bestia negra madridista, está obligado a remontar con una gesta en el Santiago Bernabéu o acabar cediendo el paso al vigente campeón en su objetivo de convertirse en el primer equipo que reedita título.

El doblete de Cristiano Ronaldo en el Allianz Arena dio la vuelta a la ida, marcada por el error en el lanzamiento de penalti del chileno Arturo Vidal después de haber adelantado al Bayern. Preparado para sufrir como en la primera mitad de aquella noche, con el deseo de dejar la misma imagen de equipo y la exhibición futbolística de la segunda parte recibe el Real Madrid a su gran enemigo.

Nunca una lesión puede ser un alivio para un técnico pero la verdad es que la baja de Gareth Bale, por las molestias en el soleo del encuentro de Múnich, evita el aprieto a Zidane de elegir entre el galés y el jugador en mejor momento de su plantilla: Isco Alarcón.

Tras la exhibición de fútbol y liderazgo del malagueño en El Molinón, derriba la puerta de la titularidad en una competición en la que su aparición este curso ha sido mínima.

Será la vuelta a un Santiago Bernabéu que se vestirá de gala en una de sus noches preferidas de dos antiguos héroes: Carlo Ancelotti y Xabi Alonso. Sus huellas son imborrables en la conquista de la Décima. Ahora encabezan un Bayern que llega herido al duelo de vuelta.

El reto de tener que ganarle al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, algo que el Bayern sólo ha logrado en dos ocasiones en su historia, ya es de por sí bastante difícil pero lo buscará recuperando a su gran referente ofensivo. La buena noticia para Ancelotti la representa el regreso de Robert Lewandowski, listo para una nueva lucha con Sergio Ramos.

Con Lewandowski en el campo aumenta la pegada del Bayern y además hace mucho más variable en ataque a su equipo gracias a su movilidad, especialista en generar desequilibrio en cualquier defensa. Todo apunta a que el sacrificado será Thomas Müller, que ha tenido muchos problemas esta temporada con un largo divorcio con la red. - Efe

las claves

intimidante con el gol de ventaja de la ida, el atlético de madrid deberá aguantar el empuje del leicester (20.45 h)

LA PREVIA

Leicester City Schmeichel;Simpson, Benalouane, Morgan, Fuchs;Mahrez, Drinkwater, Ndidi, Albrighton;Okazaki y Vardy.

Atlético de Madrid Oblak;Juanfran, Savic, Godín, Filipe;Carrasco, Gabi, Saúl, Koke;Griezmann y Torres.

Árbitro Gianluca Rocchi (Italia).

Hora/tv 20.45h. BeIN Sports.

Resultado de la ida 1-0 ganó el Atlético en el Calderón.

madrid- “Una noche de fútbol puro”, en palabras del técnico Diego Simeone, le aguarda hoy al Atlético de Madrid en el estadio King Power frente al Leicester City, la resolución de los cuartos de final de la Liga de Campeones, con un gol de ventaja y muchísima presión para el bloque rojiblanco.

Es el asalto definitivo a las semifinales. A ellas aspira el Atlético, subcampeón y presente en esa ronda en dos de las últimas tres ediciones, y a él se opone el Leicester, ganador de sus cuatro duelos como local en esta edición del torneo;un combate de indudable intensidad, por cada rechace, cada balón y cada sector.

Una lucha ante la vibrante e imponente animosidad de la grada, un pulso frente a Jamie Vardy o Riyad Mahrez, los dos hombres clave del equipo inglés, y un duelo contra un conjunto competitivo que no admite ningún error. Tampoco la renta con la que viaja hasta allí, un 1-0 a priori corto, pero que casi siempre ha sido una garantía.

Por ejemplo, de los 45 resultados en la Liga de Campeones de la era Simeone, sólo uno ha sido una derrota por más de un gol, la final ante el Real Madrid de 2014, prórroga incluida (4-1), porque al final de los 90 minutos, el marcador era de 1-1, por lo que ninguno de ellos le elimina. Y sólo tres equilibrarían la eliminatoria.

Bajo esos parámetros, con las características que mejor maneja el Leicester -velocidad, intensidad o fútbol directo- y con el aviso reciente de la eliminación del Sevilla, hay asuntos clave en el partido: las segundas jugadas, la concentración en cada milímetro del terreno de juego, la precisión y velocidad al contragolpe y, sobre todo, la contundencia ofensiva en cada ocasión.

El objetivo del Atlético es el gol -obligaría al Leicester a anotar tres tantos-, pero también no recibir ninguno, con esa consistencia defensiva que ha rearmado y multiplicado recientemente, con Jan Oblak, Juanfran Torres, Stefan Savic, Diego Godín y Filipe Luis. No ha recibido gol en siete de sus últimos nueve encuentros.

Enfrente, el renovado Leicester City, resurgido de su depresión tras la marcha de Claudio Ranieri, el técnico que les guió al título de Liga el curso pasado, y la llegada de Craig Shakespeare, se aferra a su poderío en casa para prolongar su sueño europeo.

Shakespeare ha regresado al sistema 4-4-2, apostando ciegamente por el estilo que tantas alegrías les dio el año pasado, con mucha movilidad de sus delanteros, una presión incansable en todo el campo y unas transiciones defensa-ataque rapidísimas.

Todo eran sonrisas en el entrenamiento matutino de ayer, y el Leicester parece convencido en remontar la eliminatoria. - Efe