243 navarros declararon en 2016 un patrimonio superior a cinco millones

La reforma de UPN y PSN redujo aún más la capacidad recaudatoria del impuesto, que aporta apenas el 1% de los ingresos totales de Navarra

Juan Ángel Monreal - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

El 30% del patrimonio que se declaró el año pasado se encuentra en acciones.

El 30% del patrimonio que se declaró el año pasado se encuentra en acciones. (D.N.)

Galería Noticia

El 30% del patrimonio que se declaró el año pasado se encuentra en acciones.

pamplona- La campaña de la Renta abre hoy con la tradicional visita del consejero de Hacienda a la oficina por la que pasarán en las próximas semanas miles de navarros. Y en paralelo, llega también el momento de declarar ante el fisco foral el patrimonio personal y empresarial, un impuesto que afectó el año pasado a 6.196 personas y que apenas recaudó 30,7 millones de euros, 17 menos que el año anterior.

El objetivo de Hacienda en 2017 es revertir un descenso del 35,6% que tiene que ver con la rebaja fiscal pactada por UPN y PSN al final de la pasada legislatura y que beneficiaba a un porcentaje mínimo de los contribuyentes, aquellos con bases imponibles más elevadas. Así la nueva normativa reduce de nuevo el mínimo exento desde 800.000 hasta 550.000 euros (hasta 2014 se encontraba en 311.023 euros) y devuelve a la categoría de deducción los bienes empresariales, que quedaron exentos en la reforma de 2014. En este caso, se deducen al 100% hasta un millón de euros, mientras que el resto (y sin límite) se deducirá en un 80%.

Los cambios de 2014, que redujeron en un 70% la base imponible del impuesto, minaron todavía más la capacidad recaudatoria de un impuesto que apenas aportó el 1% de los ingresos totales de Hacienda durante el año pasado. Y, sobre todo, coincidieron con una reducción drástica en el número de declarantes en las cantidades más elevadas. Así, de 446 personas que declararon en 2015 un patrimonio superior a los cinco millones de euros, se pasó a solo 243 personas el año pasado. Este colectivo aportó eso sí la mitad de la cuota satisfecha a Hacienda. Dentro de este grupo se redujo todavía de forma más importante el número de personas que declaraba un patrimonio superior a los diez millones de euros, que pasó de 189 a solo 78 declarantes.

El mayor descenso en los ingresos se produjo sin embargo como consecuencia de elevar el mínimo exento hasta los 800.000 euros. Así, el colectivo de contribuyentes con patrimonios de entre 600.000 y 1,5 millones venía aportando a las arcas forales algo más de 10 millones de euros. Como consecuencia de la rebaja fiscal pactada por UPN y PSN, apenas aportaron 1,7 millones en la última declaración. Rebajar el mínimo exento de nuevo hasta los 550.000 euros (la vivienda habitual se encuentra exenta hasta los 250.000 euros) debería contribuir por tanto a elevar de modo significativo la recaudación en la actual campaña. En todo caso, Navarra mantiene tarifas más bajas que la media.

en retrocesoLa reforma de UPN y PSN, que afectó a la campaña del año pasado, contribuyó también a que Navarra fuese una de las comunidades en la que menos repuntaron los ingresos en 2016. Y ello pese a que los retenciones por trabajo, el único aspecto que ya se veía afectado por las decisiones del nuevo gobierno, repuntaron un 5,3%, impulsadas tanto por las nuevas tablas como por el incremento en el empleo.

En el caso del Patrimonio, Hacienda foral encuentra además un entorno relativamente adverso, debido sobre todo a la decisión de la comunidad de Madrid de bonificar al 100% un tributo que afecta de manera casi exclusiva a las rentas más altas. De hecho, los técnicos de la Hacienda del estado ya han detectado en los últimos meses movimientos de personas que deciden tributar en Madrid procedentes de otras comunidades (Andalucía, Asturias y Catalunya, especialmente) para ahorrarse miles de euros en su factura. El objetivo es identificar “posibles deslocalizaciones” en el ámbito del Impuesto del Patrimonio, pero también en Sucesiones y Donaciones (muy reducidos en Navarra), por “cambios ficticios del domicilio fiscal”, señala Hacienda.

Visto con una perspectiva histórica, el impuesto se encuentra además en retroceso en todo el mundo. Ya fue eliminado en España en 2008 y recuperado en 2011 ante la profundidad de la crisis. Alemania lo suprimió definitivamente en 1997 y solo Francia, Suiza y Noruega lo mantienen dentro de Europa. Países Bajos (2001, Finlandia (2006) y Suecia (2007) también lo eliminaron. Todos ellos recaudan mucho más que España y Navarra con otros impuestos.