la carta del día

‘In memoriam’

Por Noemi Solanas Soler - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

La muerte nos puede llegar a todas en cualquier momento. Eso es algo que nos une a todos los seres vivos de este planeta. Da igual la calidad humana que tengas, nuestro final es la muerte. Pero la muerte, como la vida, no es igual para todas, ni la muerte, ni la memoria que perdura de aquel o aquella que se fue.

No es éste un espacio para juzgar la calidad humana de nadie, la bondad o la maldad, no es la intención de este escrito, el objetivo más bien es azuzar la memoria. Tras la muerte de Carme Chacón aparecen en los medios de comunicación y reacciones en las conversaciones de la gente, expresiones y relatos refiriéndose a ella como una gran mujer, feminista, que había llegado a ser la primera ministra de Defensa, y que había roto el techo de cristal… y embarazada. Ante los hechos objetivos poco que añadir, esta parte del relato puede ser cierta, pero a nuestro entender queda incompleta, porque a lo largo de su responsabilidad política, Carme Chacón tomó muchas decisiones que merece la pena recordar por su vinculación con la guerra. La guerra financiera contra la población más cercana, y la que va más allá de las fronteras, la que afecta a otros pueblos, la que impone la OTAN.

Carme Chacón fue ministra de Vivienda durante el año 2007, y promovió la creación de nuevos juzgados para agilizar los desahucios por impago, los famosos desahucios exprés, participando activamente del genocidio financiero que tan duramente se critica desde plataformas ciudadanas y algunos sectores políticos. A nadie le sorprende el aumento de los suicidios por desahucios que se han ido registrando, incluso por la prensa desde entonces. Suicidios y vidas desestructuradas ante el salvamento de la banca con dinero público.

Carme Chacón fue también nombrada ministra de Defensa en 2008. Ella fue la principal responsable, junto a UPN, del actual contrato del polígono de tiro entre la junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa, negociado y firmado al calor del agostazo. Ella estaba a la cabeza de las negociaciones de uno de los contratos más largos impuestos en Bardenas. La que entonces fuera parlamentaria de NaBai Uxue Barkos le hacía la siguiente pregunta en el Congreso “¿Queremos dejar a nuestros hijos una sociedad capaz de asumir sin sonrojos el enclave de un polígono aéreo y bombardeo en el corazón de un parque natural y reserva mundial de la biosfera?”. Carme Chacón no tardó en dar su respuesta, aceptando que su intención era firmar por el mayor plazo posible. Desde el que debía haber sido el último convenio con Defensa en Bardenas, hemos sufrido diferentes accidentes en la zona, se han entrenado múltiples maniobras, muchas con munición real. Entrenamientos militares y maniobras de envergadura para exportar la guerra de rapiña que practica la OTAN y sus aliados.

En nuestra memoria también queda Afganistán, Somalia o Libia, donde las guerras para apropiarse de los recursos de otros pueblos se definían como misiones de ayuda humanitaria.

Pero la memoria no es igual para todas, y como bien explica Eduardo Galeano, los nadie, los hijos de los nadie, las dueñas de la nada, jamás romperán un techo de cristal, y por eso también deben estar en nuestra memoria.

“Los nadie… Que no son seres humanos, sino recursos humanos,

Que no tienen cara sino brazos.

Que no tienen nombre sino número

Que no figuran en la historia universal, sino en la crítica roja de la prensa local.

Los nadie, que cuestan menos que la bala que los mata”.

En representación de Iniciativa Asamblearia de Antimilitaristas Bardenas Ya!