Política en femenino

Jacinto Martinez. Alegría Exconcejal del Ayuntamiento de Pamplona por el tercio familiar - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Así destaca mi DIARIO DE NOTICIAS una foto de mujeres dedicadas a la política en esta Navarra de mis amores. 9 mujeres en total. Bajo la presidencia de Uxue Barkos, que dirige nuestros destinos a mayor gloria de Dios, como diría cualquier obispo si fuera de los nuestros, pero que no lo son. Ya lo estoy enredando. Pueden ver esta foto el día 14 de abril en primera página, fecha que coincide con el día de nuestra República intrínsecamente perversa como los comunistas de entonces. Ana Beltrán, que también sale en esa foto, ya nos aclara al día siguiente este terrorífico mensaje: “Igual hay que plantear una alianza con UPN, Ciudadanos y el PSN para echar al cuatripartito”. Dios no lo quiera. Esto me asusta porque en Navarra la Iglesia jerárquica, institucional y romana tienen mucho poder en cualquier aspecto, también en el económico. Me acuerdo del homenaje a Franco de todos los obispos españoles por haber derrotado a la República y a sus amigos comunistas. Todavía arrastramos ese mensaje.

Cambio de tercio. A vueltas con esas nueve mujeres que salen muy bien en esa foto. Ponerse todas de acuerdo en condenar rotundamente a ese general con mando en plaza por haber insultado gravemente a Uxue Barkos, y que por cierto el silencio es total. Si así fuese sería una buena noticia en esta democracia tan débil que nos está tocando vivir, a mi entender. No es fácil. Estas mujeres tienen que contar con el permiso de sus respectivos y aburridos partidos políticos, y en caso de desobediencia podrían ser expulsadas de su partido. La conciencia debería superar a la disciplina de sus partidos, pero ya sé que es como pedir peras al olmo. Están en juego aspectos económicos y ya sabemos que el dinero como medio es necesario y como fin la hemos jodido. Mis 42 años trabajando en Banesto, donde los bancos compran y venden dinero me permite estas licencias. Recordad amables lectores y lectoras de mi DIARIO DE NOTICIAS que me han caído 84 años como si fuese un saco de cemento sobre mis débiles espaldas, y ya sé que me repito.