¿Qué somos?

Por David Arguijo Pérez - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Esta es la triste historia de unos funcionarios que ejercen su ingente labor en municipios navarros de entre 1.000 y 8.000 habitantes y que tradicionalmente, y más aún hoy, después de ver las intenciones de este Gobierno con el anteproyecto de Ley de Policías de Navarra, se encargan de realizar labores propias de las policías localesstricto sensu, labores administrativas, también las propias de servicios múltiples, e incluso me consta que de servidumbre del dirigente político de turno que gobierna los ayuntamientos.

Somos tratados como la bayeta multiusos que pueden comprar en cualquier supermercado que lo mismo sirve para limpiar el polvo que las baldosas de baño, eso sí, con la nueva Ley de Policías que pretende llevar a cabo la Consejería de Interior se nos exige pasar las mismas oposiciones y cursos de formación en la Escuela Navarra de Seguridad y Emergencias que cualquier policía foral o municipal de ciudades más grandes para, a continuación, asignarnos funciones acordes con nuestra formación y, cómo no, “cualquier otra función no policial que le apetezca al Ayuntamiento”. Es decir, que lo mismo después de regular el tráfico a la entrada del colegio o atender un accidente de tráfico, nos tenemos que ir a montar el escenario a la plaza porque se acercan las fiestas del pueblo, pero, ¡ojo!, te llaman mientras porque hay una pelea en un bar cercano. Por estas situaciones pedimos unas funciones a desempeñar claras y concisas, amén de que en casos puntuales haya que echar una mano en temas administrativos o de otra índole, pero siempre como algo excepcional.

Se nos pidió opinión al colectivo de agentes municipales durante la elaboración de este anteproyecto, se nos dieron grandes esperanzas de que por fin sería posible pasar a formar parte de esas Policías Navarra de las que tanto alardean las sucesivas leyes de policía, y cuando parecía que íbamos a entrar por fin en el mismo estatuto que el resto, nos anuncian la última modificación de este anteproyecto, que nos coloca en una posición más atrasada de la que teníamos con la Ley Foral 15/2015 de modificación de la 8/2007 de Policías de Navarra y que nos aparta casi totalmente de la aplicación de esta ley, permitiendo incluso que se siga usando esa, a mi gusto, desfasada acepción de alguaciles.

Nosotros, los agentes municipales, que incluso se nos permite portar armas, ya que estamos instruidos para ello, también somos fuente de información, nada desdeñable por cierto, de lo que ocurre en nuestra localidad, y no puede seguir ocurriendo la circunstancia de que pasa algo importante en nuestro municipio en que interviene otro cuerpo y seamos los últimos en enterarnos, y ésta es sólo una de las causas por las que reivindicamos pasar a formar parte de esas Policías de Navarra, pero hay más. Por ejemplo, relacionado con lo anterior, por poner un caso extremo, podemos estar intentando neutralizar un atentado en un extremo de nuestro pueblo, tener a una patrulla de Policía Foral en el otro, y no enterarse de nada, ya que a los agentes municipales se nos niega la integración en la Red TETRA por no ser considerados una policía local, o qué ocurre, ¿les decimos a los malos que aguarden un momento mientras llamamos al 112 para pedir refuerzos? ¡Un gran paso hacia esa integración y colaboración tan añorada en los preámbulos de sus leyes señores!

Está claro que, por lo limitado de nuestros efectivos, no vamos a poder llevar a cabo grandes operaciones de investigación y resolución de delitos, aunque sí colaborar, pero la labor que efectuamos en nuestro entorno de trabajo y lo necesarios que resultamos para nuestro ayuntamiento y vecinos no tiene nada que envidiar a la que pueden desempeñar en otros municipios en los que disponen de cuerpo de policía local, sólo que nosotros hacemos de policía y a la vez de recadero, conserje y cualquier otro asunto que nos quieran encomendar.

Y por último, señores del Gobierno de Navarra, me dirijo a ustedes, ya que son los que tienen la potestad de regular nuestra situación, consideren si realmente quieren ir a la integración de todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que operan en el territorio de nuestra comunidad foral, o quieren seguir creando desigualdad y división entre los mismos. Con la nueva ley tienen la oportunidad de avanzar hacia esa integración, no la desaprovechen.

Y 70 firmas más, en representación del Colectivo de Agentes Municipales de Navarra