Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
osasuna | la historia

Roberto fue el primero

la historia | el emblemático portero de osasuna ya detuvo dos penaltis al atlético de madrid en el vicente calderón en el partido de liga de 1990

Javier Saldise | Patxi Cascante - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Roberto Santamaría, en un partido con Osasuna en Vallecas.

Roberto Santamaría, en un partido con Osasuna en Vallecas. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Roberto Santamaría, en un partido con Osasuna en Vallecas.

Pamplona- Mucho antes de que Salvatore Sirigu ocupara titulares destacados en la prensa de todas partes por sus dos penaltis detenidos en el Vicente Calderón -los grandes escenarios tienen un efecto amplificador-, el portero pamplonés Roberto Santamaría ya había protagonizado una demostración todavía más meritoria en el mismo escenario ante el Atlético de Madrid porque, deteniendo también dos penaltis y completando una actuación excelente, permitió que Osasuna sumara un punto.

“Osasuna obra el prodigio”, recogía uno de los titulares de la prensa pamplonesa de entonces. La historia de los dos penaltis parados por Roberto en el Calderón lleva camino de cumplir 27 años. Corría la sexta jornada de la temporada 1990-91 de la Primera División -se jugaba el 7 de octubre- y Osasuna, con Pedro Mari Zabalza en el banquillo, iba a conseguir un gran empate ante uno de los equipos más duros del campeonato. El Atlético terminó segundo aquella campaña -con 47 puntos, a diez del campeón, el Barcelona de Johan Cruyff-, y Osasuna firmó una de sus mejores participaciones en la máxima categoría porque fue cuarto, con 45 puntos, a uno solo del tercero, el Real Madrid -el Sporting, que ahora se juega la vida en Primera como los rojillos, fue quinto con 44 puntos-.

Fue un partido loco porque si bien Roberto detuvo dos penaltis, a los cinco minutos ya le habían marcado uno, por mediación de Juanito. Los que le lanzó el defensa canario después en los minutos 64 y 74 no tuvieron premio, ya que el cancerbero pamplonés -uno de los mejores de la historia de Osasuna antes del nuevo periodo en Primera- le amargó la tarde y evitó el gol en las penas máximas. Las habilidades del portero en la resolución de los penaltis pusieron la guinda a una actuación general mejor, en la que sus paradas impidieron una victoria de los colchoneros, entrenados entonces por Ivic.

Osasuna también probó el sabor de la decepción desde los once metros ya que a Ziganda le detuvieron su lanzamiento -corría el minuto 67-. Abel Resino, el mítico portero atlético, fue el autor del fiasco.

Roberto Santamaría, que en la actualidad compagina su actividad profesional con la de entrenador de porteros de las categorías inferiores de Osasuna, militó en el primer equipo rojillo durante nueve temporadas, ocho de ellas en Primera División y otra en Segunda, y salvo por lesiones fue titular en todas ellas.

Eran otros tiempos, evidentemente, porque José Merino González -fallecido en septiembre de 2015 a los 64 años-, el árbitro del partido, no tuvo problemas en atender a los medios de comunicación tras el partido. “Estoy contento de cómo me han salido las cosas”, dijo. “Si en lugar de fallar los penaltis los jugadores no los pito yo, seguro que aquí se arma la de Dios”. Merino González no vio el codazo por el que fue expulsado Donato, dijo que atendió las explicaciones de su juez de línea. “No hay muchas dudas en este tipo de acciones, son roja directa”. Sola se marchó aquel día con la nariz rota.