Embajadores de la esencia Mugaritz en Argentina

Aaron Ortiz y Jaione Aizpurua viajarán en junio a Argentina para incorporarse a la plantilla del restaurante Casa Cavia, apadrinado por Andoni Aduriz

Sara Huarte | Mikel Saiz - Martes, 18 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Aaron Ortiz y Jaione Aizpurua, dos jóvenes navarros que en junio emprenderán una nueva aventura culinaria en tierras argentinas.

Aaron Ortiz y Jaione Aizpurua, dos jóvenes navarros que en junio emprenderán una nueva aventura culinaria en tierras argentinas. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Aaron Ortiz y Jaione Aizpurua, dos jóvenes navarros que en junio emprenderán una nueva aventura culinaria en tierras argentinas.

pamplona- Apenas faltan dos meses para que Jaione Aizpurua y Aaron Ortiz se embarquen en una nueva aventura gastronómica al otro lado del Atlántico;el restaurante Casa Cavia. El nexo de unión entre Buenos Aires y esta pareja de navarros es Julieta Caruso, una cocinera argentina que durante nueve años creció y trabajó en Mugaritz, arrollada por el imparable torrente de creatividad del chef Andoni Aduriz. “Nosotros teníamos planes de salir fuera, para seguir formándonos y aprendiendo, por eso, cuando supe que Julieta dejaba Mugaritz, tuve un pálpito y le escribí”, explica Aaron, que compartió fogones con la argentina durante más de un año.

No obstante, y a pesar de que ahora forman un tándem perfecto (él en cocina y ella en sala), esta pareja de navarros se iniciaron en el mundo de la hostelería y la restauración por caminos separados. Jaione estaba estudiando bachillerato cuando hizo su primera incursión en esta profesión que, desde el primer momento, le robó el corazón. Ahora, y desde hace tres años, esta joven trabaja entre barricas en las bodegas Otazu. “Los dos últimos años y medio especializada en vinos y maridajes”, explica Jaione, que ahora está estudiando Turismo en IES Ibaialde y será la sumiller de Casa Cavia.

Un punto de inflexión en una carrera de fondo en un mundo de hombres en el que Jaione se abre paso con sus mejores armas;su formación y una insaciable sed de conocimiento. “La mejor forma de demostrar que te mereces el puesto es responder y mostrar el trabajo duro que hay detrás”, explica esta joven sumiller que en muchas ocasiones amplía sus conocimientos a través de internet y otras muchas en catas o ponencias. “No me gusta ir a un evento y que me pregunten algo y no saber contestar. Si yo también me formo, puedo contestar sin necesidad de que el chef esté conmigo”, asegura Jaione, cuyo referente es el sumiller Guillermo Cruz.

Por su parte, Aaron se inició en el mundo de la cocina a los “13 o 14 años” con un postre, uno que presentó al Concurso de Postres de fiestas de San Martín en Irurzun y que, sin saberlo, fue el primer paso de un camino que desembocó en el restaurante Mugaritz. “Me quedé a dormir en casa de mi tía y ella me animó a presentarme”, explica Aaron, que estudió en IES Ibaialde y fue jefe de pastelería de Casa Zanito (Olite). No obstante y a pesar de que Andoni Aduriz es su referente en la cocina y maestro, en el proceso de aprendizaje de Aaron destaca otro cocinero navarro.

“Estuve un año haciendo prácticas en la Cocina de Alex Múgica y, luego, otro año y medio más como segundo de cocina. Él fue mi mentor y quien me lo ha enseñado todo en la cocina”, confiesa Aaron, que dejó su puesto en la cocina de Múgica por los fogones del restaurante Mugaritz. “Estuve nueve meses de prácticas y luego, otros cinco en el departamento de I+D”, recuerda Aaron, que tras terminar su formación se convirtió en embajador del Mugaritz y participó en numerosos eventos internacionales junto a Julen Llorens y Julieta Caruso. Además, este joven irurtzundarra ostenta el título a la Excelencia Gastronómica de Navarra 2014, Campeón de la Pocha Creativa 2016, semifinalista granachef 2016, semifinalista del concurso Euskal Herria 2016 y finalista del concurso nacional de la tapa 2016.

Lo cierto es que juntos forman un tándem imparable con el que ya han recorrido importantes eventos gastronómicos, como el certamen de pintxos internacional Miniature. Además, juntos y por separado, también han ofrecido catas y ponencias. Como por ejemplo, aquella vez que ambos acudieron al La Sirena, en Petrer (Valencia), para que Jaione impartiese una cata de vermuts junto a la chef Mari Carmen Vélez.

futuro“Dentro de unos años sí que nos gustaría volver a Navarra y montar algo aquí. Esta es nuestra tierra y eso lo llevamos muy dentro”, explican Aaron y Jaione. No obstante, ambos tienen claro que es un plan de futuro, sin fecha fija. Por el momento, en su futuro más próximo solo contemplan su aventura en tierras argentinas. “Para nosotros es como la universidad”, bromea Aaron, que, al igual que Jaione, es consciente de la responsabilidad que pesa sobre sus hombros al ir a Buenos Aires como embajador de la cocina y la filosofía de Mugaritz.