El Labrit se rinde a Abel

despedida | un frontón a rebosar se entrega al pelotari de leitza en su último partido en pamplona

Iñigo Munárriz / Iban Aguinaga - Miércoles, 19 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Abel Barriola saluda efusivamente a los aficionados que llenaron el Labrit para despedirle por todo lo alto.VER VÍDEOReproducir img

Abel Barriola saluda efusivamente a los aficionados que llenaron el Labrit para despedirle por todo lo alto. Foto: IBAN AGUINAGA

Galería Noticia

Abel Barriola saluda efusivamente a los aficionados que llenaron el Labrit para despedirle por todo lo alto.ReproducirAbel Barriola saluda efusivamente a los aficionados que llenaron el Labrit para despedirle por todo lo alto.

pamplona- Cuando un frontón de mil localidades cuelga el cartel de no hay billetes un martes laborable es porque lo que va a suceder en su interior merecerá la pena. Y vaya si mereció. Abel Barriola, el pelotari amado por todos, dio ayer sus últimos pelotazos en el frontis del Labrit y lo hizo arropado por un afición totalmente entregada. El de Leitza lleva casi dos décadas recorriendo frontones, acumula cientos de partidos a sus espaldas y tiene tres txapelas en su haber, sin embargo, Abel sabía que ayer no era un día cualquiera, que todas las miradas se posaban en él y, como confesó, hasta sintió nervios.

El recinto pamplonés recibió al zaguero con una gran ovación. Se le bailó un aurresku nada más comenzar el homenaje, después, Miguel Pozueta, presidente de la Federación Navarra de Pelota, entregó a Abel una makila y Uxue Barkos, presidenta del Gobierno de Navarra, una placa conmemorativa.

Entonces, se le pasó el micrófono al protagonista y la grada hizo silencio para escuchar por última vez a Abel. “Todo pasa pero lo que perdura es el amor que le tenemos todos a la pelota”, dijo Barriola que aseguró que él se marcha, pero que deja este deporte en buenas manos.

El inexorable paso del tiempo: para que unos lleguen otros se tienen que marchar. De hecho, el partido de ayer tuvo cierto simbolismo ya que los delanteros del encuentro eran Iker Irribarria y Jokin Altuna, ambos 18 años más jóvenes que el navarro.

Barriola ha repetido una y otra vez que las txapelas ahí están, que las 415 victorias en su carrera es una gran marca pero que se queda con lo intangible, con el cariño de la gente. “El mundo de la pelota no tendría ningún sentido sin vosotros”, reconoció ayer el veterano pelotari. En las gradas había una larga lista de compañeros de profesión: Irujo, Zabaleta, Bengoetxea, Ezkurdia, Eugi... otra muestra más de que Abel, en sus 19 años de carrera, ha dejado huella en aquellos con los que compartió viajes y vestuarios.

Eskerrik asko Abel txapeldun se podía leer en una enorme pancarta en el graderío del Labrit. Sin embargo, había otra más pequeña, menos espectacular pero con un gran significado detrás. Tus amigos del Labrit te desean un buen comienzo en esta nueva etapa. Eskerrik asko Abel, rezaba dicha pancarta. Porque Abel dejará de vestir de blanco y de afanarse antes del partido colocándose los tacos. También es posible que eche de menos el tacto del cuero y la adrenalina de la competición. La pelota en pocos días será pasado, un bonito recuerdo, pero el cariño que se lleva de la afición es algo que le acompañará durante toda su vida.

las claves

Irribarria-Barriola16

Altuna-Merino22

Tantos en juego 5 de Irribarria, 9 de Altuna y 1 de Merino .

Errores 6 de Irribarria, 4 de Barriola, 5 de Altuna y 6 de Merino.

Marcador 1-0, 1-1, 2-3, 2-4, 3-6, 4-7, 5-8, 5-9, 6-10, 6-11, 7-12, 11-13, 12-19, 14-20, 15-21 y 16-22.

Incidencias Partido homenaje celebrado en el Labrit pamplonés para despedir a Abel Barriola. Lleno, 1.000 afcionados.

PAmplona- La fiesta en el Labrit no pudo ser completa porque el joven Jokin Altuna sacó su vena competitiva y cuajó un sensacional partido para llevarse la victoria de Pamplona. Tuvo poco de partido homenaje porque los cuatro manistas compitieron sin miramientos pero el de Amezketa volvió a demostrar su clase en el frontis y se impuso al reciente ganador del parejas Iker Irribarria. En los cuadros traseros, Barriola trató de luchar contra los nervios y centrarse en el juego mientras que Merino empezó mal pero se fue entonando con el paso del encuentro. Los tantos de los colorados eran celebrados con estruendo y se escucharon gritos de “Abel, Abel” en algunos puntos del choque. - I.M.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »