May adelanta las elecciones al 8 de junio para reforzar su posición ante el ‘brexit’

La convocatoria favorece sobre todo a los conservadores, que sacan más de veinte puntos a los laboristas en los sondeos

Miércoles, 19 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

La primera ministra del Reino Unido, en la puerta de su residencia de Downing Street.

La primera ministra del Reino Unido, en la puerta de su residencia de Downing Street. (Foto: Efe)

Galería Noticia

La primera ministra del Reino Unido, en la puerta de su residencia de Downing Street.

La primera ministra británica, Theresa May, sorprendió ayer a las puertas de Downing Street convocando elecciones generales para el 8 de junio. Hasta la fecha había rechazado hasta en cinco ocasiones la propuesta de unas elecciones anticipadas, pero ahora le da la bienvenida llamando a poner fin a “la incertidumbre y la inestabilidad”.

Según el calendario electoral, los próximos comicios en Reino Unido deberían celebrarse en 2020, cinco años después de la elección en la que salió ganador el conservador David Cameron, pero ahora su sucesora ve en ellos “la única manera de garantizar tranquilidad y seguridad en los próximos años” y conseguir así implementar un brexit duro que se encuentra con demasiados obstáculos en Westminster. Las últimas encuestas dan a los conservadores una ventaja de 21 puntos frente a los laboristas, por lo que May espera aumentar e incluso doblar la mayoría por 17 diputados que tiene en la actualidad en el Parlamento. La primera ministra aseguró que tomó la decisión “a regañadientes”, decidiéndolo mientras paseaba con su marido durante unos días de vacaciones en Gales.

Tras una reunión con su gabinete, May proclamó que el Reino Unido necesita unas elecciones generales ahora, alegando que tanto el partido laborista como los liberaldemócratas se oponen a los planes de gobierno del brexit. Para la líder conservadora “el país se está uniendo, pero Westminster no”. A sus ojos, esa división pone en riesgo su capacidad de hacer del brexit “un éxito”. De hecho, cree que sin unas elecciones generales rápidas, el actual “juego político” en Westminster continuaría y llevarían a las negociaciones para la salida del Reino Unido del bloque común a su etapa más difícil. Tras el anuncio, la libra aceleró su subida, la mayor en tres meses, superando los anteriores máximos del año, desde el pasado 6 de diciembre, en 1,2768 dólares.

Ahora el siguiente paso de May, en virtud de una ley introducida en 2011, pasa por tener una mayoría de dos tercios de los parlamentarios para que den luz verde a las elecciones y que a partir de ahí la Reina disuelva el actual Parlamento. Se espera que ésta sea aprobada sin dificultad, pues tanto laboristas como liberaldemócratas señalaron que no la obstruirían.

En unas elecciones que en muchos lugares serán vistas como un segundo referéndum, el mayor riesgo que tiene May es el de que los conservadores pierdan escaños por los 48,1% de los votantes favorables a seguir en la UE y enfadados por su gestión de la negociación del brexit.

Los liberaldemócratas tienen muchos puntos para poder ganar. Contrarios al brexit, del que dicen que es un desastre para el país, apelarán directamente a aquellos que quieren que el parlamento impida la salida de la UE. Así, su líder, Tim Farron, reconoció que las elecciones ofrecen a los opositores al brexit una “oportunidad de cambiar la dirección de su país”.

Diferente es la situación de los laboristas, que no defienden abiertamente la celebración de un segundo referéndum, ni la permanencia en el mercado común, ni siquiera la libre circulación de los comunitarios. Es decir, hacen una campaña contra un brexit duro pero sin mojarse en los asuntos controvertidos, lo que hace que las urnas no les apoyen.

Para el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, los laboristas “ofrecerán una opción clara y creíble para el país” y agradeció ayer la decisión de la primera ministra de “dar al pueblo británico la oportunidad de votar por un gobierno que pondrá los intereses de la mayoría en primer lugar”. Sin embargo, dentro de sus filas pocos le ven capacitado para ensombrecer el resultado electoral.

Por el momento las cosas pintan bien para May, ya que según una encuesta elaborada por ICM Unlimited pocos minutos después de conocerse su convocatoria electoral, los conservadores lograrían el 46% de los votos, mientras que los laboristas recibirían el apoyo del 25% y en tercer lugar se situarían los liberaldemócratas con el 11%, compartiendo el mismo porcentaje que el euroescéptico UKIP.

Por el momento, la mayor crítica con el anuncio de May es la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, quien calificó el anuncio como un “enorme error de cálculo político”. Además, criticó que la primera ministra no quiera participar en los posibles debates televisivos. De hecho, desde la cadena de televisión británica Channel 4,advierten que no esperan “muchas conferencias de prensa ni entrevistas” para que la conservadora no tome demasiados riesgos.

los Datos

Oportunidad. El 48,1% de los habitantes del Reino Unido votó en contra del brexit que ahora defiende la primera ministra. Sus votos ahora sí que podrían ser decisivos.

Sorpresa. La actual legislatura finaliza en el año 2020. Por lo que el adelanto electoral sí que ha supuesto una sorpresa para los británicos.

Encuesta. Un sondeo realizado tras el anuncio por parte de Theresa May del adelanto electoral refleja que la medida solo tendría como beneficiario al partido de la primera ministra que obtendría el 46% de los votos, seguido del Laborista con el 20%, mientras que tanto liberaldemócratas como el UKIP obtendrían el 11%.

Subida. La moneda británica escalaba hasta los 1,2768 dólares, su mejor cruce frente al ‘billete verde’ desde el pasado 6 de diciembre, después de haber llegado a caer hasta los 1,2513 dólares al conocerse la decisión de Theresa May.

Bajada. La Bolsa de Londres ha cerrado la sesión del martes con una caída del 2,46%, hasta los 7.147,50 puntos, su nivel más bajo desde el 2 de febrero.