la carta del día

La bandera que nos une

Por Mª Carmen Martínez Gil - Miércoles, 19 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

He encontrado en el buzón el folleto de UPN La bandera que nos une. El panfleto repite lo que venimos oyendo y leyendo desde hace un tiempo por parte de UPN. No hay nada nuevo, acaso la intención de adoctrinar a las personas contando, a medias, lo que sucede, y por tanto mal informando a la ciudadanía de Tudela. UPN vuelve, una vez más, a insistir sobre “el enfrentamiento de los navarros”, “La imposición de la ikurriña”... sin ser verdad.

Señor Esparza, en Navarra los ciudadanos no estamos enfrentados como dice usted. Los navarros y navarras sabemos respetarnos y nos entendemos a pesar de la diversidad que siempre nos ha caracterizado. “Tudela fue un sobresaliente ejemplo de convivencia entre las tres religiones durante nada más y nada menos que 800 años”. Diccionario de Pascual Madoz. Ya en los siglos X, XI y XII convivían moros, judíos y cristianos en Tudela. Y así seguimos en la actualidad, convivimos personas vecinas, compañeros de trabajo, amigos e incluso familiares a los que les gusta y a los que no les gusta la ikurriña, el euskera… y nos respetamos y podemos comunicarnos sin ningún problema. El enfrentamiento está en algunos partidos políticos y algunos militantes que no respetan a los que no piensan como ellos;pero la ciudadanía no está enfrentada y se respeta. Respete usted también, señor Esparza, y acepte la diversidad de Navarra.

Acate también las decisiones aprobadas por el cuatripartito. Alguna de esas decisiones usted las presenta como si fueran imposiciones, y no es así, se han aprobado democráticamente, como la derogación de la Ley de Símbolos. Y además no es cierto que con la derogación de esta ley se imponga la ikurriña, ya que son los ayuntamientos los que decidirán si ponen o no ponen la ikurriña, junto a los otros símbolos de Navarra, como así ha sucedido en Tudela, que han decidido no ponerla. Pero como usted sabe, habrá otros ayuntamientos que sí decidirán ponerla, por ejemplo en Aoiz, lugar del que usted fue alcalde y donde tenían la ikurriña tras un referéndum en el que los vecinos votaron a favor;pero se quitó, cuando ése era el sentir mayoritario de la población. ¿Quién es desleal al pueblo? Ustedes, que aprobaron la Ley de Símbolos en el 2003 para que nadie pudiera poner la ikurriña. Lo que el gobierno del cambio ha propiciado es que haya libertad para ponerla o no ponerla, según los ayuntamientos plurales y diversos de Navarra. Señor Esparza, ni todos quieren la ikurriña ni nadie quiere la ikurriña. Cuente toda la verdad, sin medias tintas, que la ikurriña no se impone. Le pondré un ejemplo. El panfleto de UPN dice: “I-E (Izquierda-Ezquerra), el partido del alcalde de Tudela, avala la colocación de la ikurriña”. Siga contando y diga también que la ikurriña no se va a poner en Tudela, no es el sentir mayoritario de la población, así lo decidió el grupo municipal. Por lo tanto, en Tudela no se ha impuesto la ikurriña. El que una parte del Ayuntamiento de Tudela esté a favor de ponerla indica que también en Tudela hay una sensibilidad por esa bandera, lo cual confirma, una vez más, la diversidad de Navarra, también en Tudela, diversidad que usted quiere eliminar tratando de adoctrinar a la ciudadanía tudelana con verdades a medias vertidas en los panfletos que buzonea con dinero de todos los navarros.

Tan mal está imponer la ikurriña en Tudela o en otro pueblo donde el sentir mayoritario no apoya dicha bandera, como prohibir que se ponga la ikurriña en otros ayuntamientos donde el sentir mayoritario es el de colocar dicha bandera que representa, aunque usted no lo acepte, el euskera, la cultura y el sentimiento de lo vasco;independientemente de que sea bandera de otra comunidad. Para evitar eltodos y elnadiese da libertad para elegir a cada ayuntamiento.

El actual Gobierno no quita ninguna bandera, como da usted a entender cuando dice “quieren cambiar los símbolos”;sino que añade la posibilidad de que los ayuntamientos que así lo decidan incluyan la ikurriña junto a los otros símbolos de Navarra. Es decir, se trata de sumar, no de quitar ,y de que todas las sensibilidades se sientan reflejadas.

Señor Esparza, admita la diversidad de Navarra y respete al Gobierno y a la ciudadanía contándoles toda la verdad de lo que se decide democráticamente. De paso evitará que algunos compañeros y militantes de su partido sientan malestar y dolor porque no se les reconoce su sentimiento favorable a lo vasco.

P.D. No necesitamos panfletos. La ciudadanía tudelana no merece verdades a medias, además ya es madura y sabe lo que quiere, como lo ha demostrado su Ayuntamiento. Dedique ese dinero a Villa Javier, el comedor social de Tudela. Así, le estaríamos agradecidos.