Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Junqueras propone declarar la independencia si no hay referéndum

El Govern sale al paso de las noticias sobre discrepancias con un acto a favor de la consulta esta semana

Miércoles, 19 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, participó ayer en un debate en el que defendió la independencia unilateral.

El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, participó ayer en un debate en el que defendió la independencia unilateral. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, participó ayer en un debate en el que defendió la independencia unilateral.

pamplona- El vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras, afirmó ayer que es posible que la Generalitat declare unilateralmente la independencia si el Gobierno central prohíbe la celebración del referéndum. Lo dijo en el almuerzo-debate Moment Zero con el economista Xavier Sala i Martin, que defendió que, si el Estado no permite celebrar el referéndum, la Generalitat puede proclamar la independencia de manera unilateral teniendo en cuenta el resultado del único referéndum que pudo hacerse, en referencia al 9-N.

Junqueras respondió que esa posibilidad está en su programa electoral de las pasadas autonómicas, como cláusula de desbloqueo, y añadió: “Somos partidarios siempre de respetar los compromisos que tenemos”. En cualquier caso, apeló a la unidad institucional y a la movilización social -que calificó de imprescindibles- para “celebrar y ganar” el referéndum sobre la independencia, y afirmó no tener la percepción de que se hayan tirado los trastos a la cabeza entre partidos por la grabación filtrada del coordinador organizativo del PDeCAT, David Bonvehí.

En el acto de Junqueras hubo miembros de ERC, su partido, pero también del PDeCAT: en la mesa presidencial le acompañaba el líder de JxSí en el Parlament, Jordi Turull, y el eurodiputado Ramon Tremosa;y también se encontraban en esa mesa la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los consellers Dolors Bassa y Raül Romeva.

El también líder de ERC añadió que “cualquier Estado tiene muchas más herramientas que el que no lo es, de carácter administrativo, judicial, mediático, comunicativo, de todo tipo”. “Nuestra fuerza pasa por la coordinación de todos, del Govern, la mayoría parlamentaria, el conjunto del ámbito institucional, el ámbito municipal y la movilización social”, argumentó. El vicepresidente sostuvo que la clave está en la unidad de acción ante cada decisión del Govern y del Parlament, organismos que también deben decidir teniendo en cuenta la movilización social.

Junqueras insistió en que el Govern quiere que vote toda la ciudadanía, tanto si está a favor como en contra de la independencia, y que cuando el Gobierno central dice que no quiere que se vote está diciendo que no le interesa lo que piense o diga la gente: “Si gana el no, aceptaremos el resultado. Queremos escuchar la opinión de la gente y ser consecuentes con la opinión de la mayoría”.

El dirigente de ERC adujo que no se ha anunciado todavía una fecha para el referéndum porque el objetivo inicial es que sea acordado con el Estado, y el Govern también trabajará para que sea vinculante, aunque, en cualquier caso, la fecha se anunciará en las próximas semanas. “La probabilidad de éxito aumenta cuanta más unidad y coordinación tengamos, y cuanta más participación, mejor”, incidió. “Estamos convencidos de que votaremos y ganaremos, y hasta entonces el Gobierno español intentará convencer de que los costes de transición son muy elevados, pero a partir de entonces será el más interesado en llegar a un acuerdo”, por cuestiones como el reparto del pago de la deuda, según Junqueras.

“Ganaremos y el Gobierno español intentará convencer de que el coste de la transición es muy caro”

oriol junqueras

Vicepresidente del Govern

En la línea de Junqueras, la consellera de Presidencia, Neus Munté, negó que exista una crisis de confianza dentro del Govern por las discrepancias entre el PDeCAT y ERC y, así, avanzó que el Ejecutivo catalán prepara un acto de “reafirmación” del referéndum esta semana, antes de la Diada de Sant Jordi. Munté aseveró que las “discrepancias que puedan existir entre las diferentes formaciones políticas en ningún caso disminuyen la unidad y determinación de este Govern, como tampoco el espacio de Junts pel Sí”, en el objetivo del referéndum.

Así se refirió a la polémica por la grabación de la que fue objeto el coordinador organizativo del PDeCAT, David Bonvehí, que la antigua CDC atribuyó a ERC. Unos hechos que no han creado ninguna “crisis de confianza” entre los consellers, según Munté, que aseveró que el gabinete está “tranquilo” porque mantiene un “marco de confianza y de cohesión interna”.

La CUP estudiará su participación en el acto que prepara el Govern para reafirmar la unidad en favor del referéndum en función de su “contenido político” y si sirve para concretar la fecha y la pregunta, ya que lo contrario es a su juicio “perder el tiempo y dilatar” la hoja de ruta independentista. - D.N.

la policía política

Bloqueo en la comisión. Los trabajos de la Comisión del Congreso que investiga el supuesto uso político de los medios de Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz contra políticos independentistas, entre otros, se han bloqueado, no habrá nuevos comparecientes de momento y prolonga su labor hasta diciembre, sin que se haya fijado fecha para la próxima reunión. El encuentro concluyó sin acuerdo y con reproches mutuos entre los grupos, que se culparon unos a otros de boicotear la continuación de los trabajos.

caso palau

3-4%

Comisión. Como ya hizo el exconseller de Economía de la Generalitat Macià Alavedra, el exsecretario de Presidencia de la Generalitat Lluis Prenafeta admitió ayer haber cobrado comisiones de “entre el 3 y el 4%” a cambio de la concesión de adjudicaciones públicas porque era “lo habitual en el mercado”, si bien negó haber recurrido a cargos políticos como Artur Mas para mediar ante los empresarios que querían contratos.