La muerte de un joven de 17 años eleva a siete las víctimas en las protestas venezolanas

Los disturbios marcan la mayor marcha opositora convocada en Caracas

Jueves, 20 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Manifestantes de Caracas se protegen de los gases lacrimógenos de la Guardia Nacional Bolivariana.

Manifestantes de Caracas se protegen de los gases lacrimógenos de la Guardia Nacional Bolivariana. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Manifestantes de Caracas se protegen de los gases lacrimógenos de la Guardia Nacional Bolivariana.

caracas- Centenares de opositores en distintos puntos de Venezuela se enfrentaron ayer a los cuerpos de seguridad para mantenerse en las calles protestando, pese al uso de bombas lacrimógenas por parte de las fuerzas policiales para dispersar y bloquear el paso de la marcha. Un joven, manifestante en la marcha que la Mesa de Unidad Democrática (MUD), que resultó herido en la cabeza al recibir un disparo de bala en Caracas, falleció.

Se trata de Carlos José Moreno Barón, de 17 años de edad. De acuerdo con testigos consultados por el diario venezolano El Universal, un grupo de diez hombres montados en motos lanzaron bombas lacrimógenas contra los opositores concentrados en el distrito caraqueño de San Bernardino y uno aprovechó la confusión para abrir fuego.

Barón recibió un disparo en la cabeza por el que fue trasladado de urgencia al Hospital de Clínicas Caracas, donde le operaron, aunque finalmente murió, según informó su madre en Twitter y diversas fuentes opositoras citadas por los medios de comunicación locales.

El gobernador del estado venezolano de Miranda, el líder opositor Henrique Capriles, acusó de la muerte de Barón a grupos armados “al margen de la ley” que el Gobierno habría desplegado para reprimir la protesta. “La Fuerza Armada no es Padrino López, quien decidió ponerse del lado de un Gobierno corrupto”, dijo en alusión al ministro de Defensa.

La muerte de Barón eleva a siete las víctimas mortales por las multitudinarias protestas opositoras que se han producido en las últimas semanas en Caracas contra el “golpe de Estado” ejecutado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra la Asamblea Nacional. Además, cerca de 600 personas han sido detenidas.

En la manifestación también resultó herido de gravedad José Bravo, miembro de las juventudes de Voluntad Popular, que, según denunció la formación opositora en Twitter, fue víctima de “grupos violentos de la dictadura” en la ciudad de San Cristóbal, tradicional bastión opositor.

objetivo claroEn Caracas, los disturbios se desataron cuando agentes de la Guardia y la Policía Nacional Bolivariana (GNB y PNB) cortaron el paso a los manifestantes en los accesos al municipio caraqueño de Libertador, gobernado por el chavista Jorge Rodríguez, que ya había advertido de que no permitiría ningún acto de la coalición opositora en su jurisdicción.

Los manifestantes intentaron continuar porque el objetivo de la marcha, que partió desde 26 puntos distintos de la capital, es llegar hasta la sede central de la Defensoría del Pueblo, en Libertador. En otras ciudades venezolanas también intentan alcanzar las oficinas de la institución que dirige Tarek William Saab. Los agentes han empleado gases lacrimógenos en varios puntos de la capital como Santa Mónica, Bello Monte y El Paraíso. - E.P.

claves

Movilización chavista. Al mismo tiempo que la marcha opositora pero en otra zona de Caracas, miles de seguidores del Gobierno participaron en la “gran marcha por la independencia y defensa de la patria”. “El pueblo defiende las conquistas alcanzadas en la Revolución y celebra los 207 años de independencia”, destacó Maduro.

La solución, el “diálogo”. El Defensor del Pueblo había pedido a los manifestantes de uno y otro “bando” que marcharan “en estricto apego a la ley y respeto de la Constitución”. “Todos queremos que las diferencias políticas se solucionen hablando”, sostuvo Saab, en una entrevista.