Mesa de Redacción

El pasado siempre regresa

Por Joseba Santamaria - Viernes, 21 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

“Esas son cosas del pasado”, venía a ser la respuesta oficial del PP cada vez que aparecía un nuevo caso aisladode corrupción en sus filas. Era la estrategia de Rajoy para intentar pasar la página de la corrupción como si ni tuviera nada ver con el partido actual pese a llevar casi 30 años en su dirección y pese a los SMS a Bárcenas: Luis sé fuerte. Si era un objetivo complicado, pese al abrumador apoyo de los grandes medios de comunicación, la detención del expresidente del PP en Madrid Ignacio González por el saqueo de 60 millones de euros de la empresa pública Canal de Isabel II lo ha hace ya inútil e imposible. Más aún si se sabe que el nuevo Fiscal Anticorrupción intentó frenar el registro y detención de González -debería ser destituido de forma fulminante-, y de que un miembro del propio Gobierno de Rajoy avisó al expresidente de Madrid de la investigación. Rajoy debiera saber que el pasado acostumbra a volver. Más aún en política. Y el pasado de corrupción del PP es simplemente su presente. La situación es insostenible en un partido al que cada día le aparece en los cajones de un juez un nuevo caso de corrupción y a cuyo presidente y presidente del Gobierno le acaba de citar la Audiencia Nacional para declarar como testigo por su caja B. Todo ello incide en la injustificable decisión del PSOE tras el golpe contra Sánchez de mantener al PP en el Gobierno y la patética actitud de Ciudadanos de mantener su apoyo a Rajoy mirando hacia otro lado. No creo en las verdades absolutas y tengo más bien pocas convicciones personales y colectivas, y de esas pocas algunas ya he ido perdiendo con el paso de la vida, pero la continuidad de Rajoy como presidente y de un PP enfangado en el inmenso pozo de mierda de su corrupción, y con posiciones políticas neofranquistas cada vez más claras, controlando el Gobierno y la Justicia es insostenible en un sistema democrático real.