Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

3.165 navarros se hicieron donantes de sangre en 2016, la mitad, menores de 30 años

Los jóvenes son menos regulares en las extracciones
Familia y amigos son la principal vía de información para donar La mayoría lo hace por solidaridad

Leticia de las Heras I. Aguinaga/O. Montero - Viernes, 21 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Alumnos de la Universidad Pública de Navarra, donando sangre en una unidad móvil de Adona.

Alumnos de la Universidad Pública de Navarra, donando sangre en una unidad móvil de Adona.

Galería Noticia

Alumnos de la Universidad Pública de Navarra, donando sangre en una unidad móvil de Adona.

Pamplona- La Comunidad Foral registró 3.165 nuevos donantes durante el año 2016, prácticamente la mitad de ellos (44,6%) menores de 30 años. Según un estudio reciente, el 70% de los jóvenes donantes está trabajando y el 24% estudiando. Solo el 5% declaró estar en paro, lo que señala a un mayor compromiso cuanto mayor estabilidad tienen en sus vidas.

El informe, elaborado por el Taller de sociología a petición de la Asociación de Donantes de Sangre de Navarra (Adona), refleja que tres cuartas partes de los donantes menores de 30 años tienen estudios universitarios y su edad media se sitúa en los 27 años. Pamplona supone la mayor presencia de donantes con un 34,4%, seguida de la propia Comarca con un 20,9%.

El periodo entre donaciones ordinarias debe ser de al menos dos meses, pudiendo donar los hombres un máximo de cuatro veces al año y las mujeres tres. Pese a eso, prácticamente la mitad de los encuestados aseguraron haber donado pero no últimamente. Entre sus principales motivos, aluden a problemas de salud (31%), problemas de peso o tensión (16,6%) y falta de tiempo por el trabajo (10,9%). Entre los que declararon no tener voluntad de hacerse donantes, destacan quienes reconocen tener miedo a las agujas, siendo la principal causa para un 32% de ellos. Le siguen la falta de interés, a la que aluden un 21%, y la imposibilidad de donar por sus condiciones personales como tener la tensión demasiado alta o baja o pesar menos de 50 kilos (14%).

El coordinador del estudio, el sociólogo Carlos Vilches, aludió a que entre las personas adultas existe una mayor prevalencia en la donación, matizando que entre los jóvenes se observa ya un aumento en su regularidad en el tramo de 25 a 30 años. Vilches explicó que “no es que los jóvenes no sean solidarios, sino que tienen un ciclo de compromiso a corto plazo”. Esto, apuntó, se debe a que viven en una sociedad muy cambiante en la que es muy complicado tener seguridad a la hora de realizar planes de futuro. Por ello, vio necesario trabajar de diferente manera los mensajes de captación dirigidos a los jóvenes para poder mantenerles activos en la donación, algo que consideró fundamental para el futuro.

En este sentido, el informe muestra que solo dos de cada diez de los encuestados recordaban alguna campaña reciente. Pese a eso, se observó un gran impacto entre quienes respondieron afirmativamente, pues de ellos, el 82% manifestó que le habían hecho reflexionar sobre la necesidad de seguir donando. El presidente de Adona, Javier Álvarez, indicó que se puede estudiar implementar alguna variación en estas campañas, pero matizando que nunca será radical ya que queda demostrado que son efectivas.

Acercarse a la donaciónLos familiares y amigos son el principal medio de información para acercarse a la donación, y es que más de la mitad de los jóvenes donantes recurrieron a ellos para responder a sus dudas. Otro de los miembros del equipo de investigación, Juan Albarrán, aseguró que “el hecho de que el padre o la madre sean donantes genera una mayor probabilidad de que su hijo o hija también lo sea”, algo que en los grupos de iguales no se reproduce con tanta eficacia. El centro de estudios, el banco de sangre y el autobús de Adona constituyen los siguientes espacios informativos, aunque a mucha distancia.

La práctica totalidad asegura que su experiencia donando fue positiva y solo un 1% comentaron que fue mala o negativa, una percepción que mejora aún más a medida que el número de donaciones es mayor. Pese a eso, el sentirse bien no es la razón por la que la gran mayoría acude a los puntos de extracción, siendo la solidaridad la principal motivación para más del 70% de los jóvenes, seguido del altruismo. Para ellos, es tarea de toda la sociedad el asegurar que haya reserva de sangre suficiente en la Comunidad Foral, de hecho la mayoría considera que si hubiese escasez la culpa sería compartida.