Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“Le dije que frenase y no hizo caso”

Los chicos que viajaban con el conductor homicida de Tudela detallan cómo fue el atropello y el día

Jesús Morales - Viernes, 21 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Así quedó el vehículo que conducía el autor del atropello múltiple en Tudela.

Así quedó el vehículo que conducía el autor del atropello múltiple en Tudela. Lo aparcó en su garaje y tenía la luna destrozada y la parte delantera muy dañada. (Cedida)

Galería Noticia

PAMPLONA - Se montaron en el coche de Abel L.P.C. porque querían llegar a Tudela a coger el tren que les trasladaría hasta Castejón y vivieron en primera persona cómo fue el atropello del zaragozano Carlos Pellejero Remacha, pero también cómo se comportó el conductor homicida durante las horas previas. Los dos chicos de origen colombiano que viajaron en el coche del atropello múltiple desvelaron a la Policía Foral que desde que se subieron al Citroën C4 sintieron “temor”. Aunque le pidieron que “frenase, que aminorase la velocidad” porque había personas en el camino y era peligroso, el joven de Milagro hizo caso omiso.

El primer contacto de los dos testigos con Abel L.P.C., que permanece en prisión, se produjo el domingo pasadas las 13.00 horas. “Estaba fumando marihuana en una de las carpas y les sonaba de haberlo visto alguna vez por Tudela, pero no habían hablado con él ni habían tenido ninguna relación”. En ese momento le pidieron que les pasara marihuana, lo que hizo “por 5 euros”. Mientras estuvieron con él “le vieron fumar varios porros (3 o 4) y también le vieron meterse al menos una raya de cocaína”, pero no le vieron tomar nada de alcohol. Sin embargo, sí notaron que “iba muy pasado, muy perjudicado. Andaba de manera extraña y parecía estar un poco ido, a su bola. Por ejemplo, se dedicó a amontonar 4 o 5 parrillas que había al final de las carpas sin ningún motivo” .

PEQUEÑO ALTERCADO PREVIO Además, según contaron a la Policía Foral, tuvo “un pequeño altercado con un grupo de chicas y un chico. Se ha sentado con ellos y al verle fumar un cigarro de marihuana estas chicas le han pedido uno y él se lo ha dado. En un momento dado estas chicas también le han quitado un cigarro que el chico tenía en la oreja, y cuando se ha dado cuenta se ha enfadado y se ha alterado, enfadándose, les ha quitado el porro que les había regalado y se ha ido del lugar”.

Sobre las 20.00 horas, Abel les comentó que se marchaba y fue cuando los dos chicos le pidieron que les llevara. Tras realizar una maniobra marcha atrás “de manera brusca y demasiado rápida”, el joven condujo por el camino hacia Tudela. “Sentí temor porque pensé que podía atropellar a alguien o tener un accidente. No hablamos absolutamente nada entre nosotros, estábamos muy asustados”, señalaron. Tras recorrer unos 300 metros, “en una sucesión de dos curvas, a derecha e izquierda, el conductor perdió el control y se salió por el margen derecho”.

Aunque frenó para intentar evitar el atropello, arrolló “a dos chicas -los testigos no vieron al chico-, una de las cuales salió despedida hacia la cuneta derecha”, mientras que “la otra ha ido sobre el capó del coche durante aproximadamente 3-4 segundos”. Durante ese tiempo, el conductor no frenó y “con un giro brusco doble del volante se la ha quitado de encima”. A continuación, volvió a “acelerar bruscamente y siguió hacia Tudela, estando a punto de colisionar unas curvas más adelante con otros dos vehículos”, relataron los jóvenes, que metros después bajaron del coche.

Herramientas de Contenido