eliminatoria de cuartos de final de la Copa EHF

Anaitasuna, consciente de la superioridad del rival, no descarta la sorpresa

EFE - Sábado, 22 de Abril de 2017 - Actualizado a las 13:27h

Los jugadores del Helvetia lanzan el balón durante el entrenamiento del jueves.

Los jugadores del Helvetia lanzan el balón durante el entrenamiento del jueves. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Los jugadores del Helvetia lanzan el balón durante el entrenamiento del jueves.

PAMPLONA. El Helvetia Anaitasuna afronta mañana una cita histórica para el club al jugar por primera vez una eliminatoria de cuartos de final de la Copa EHF y, aunque es consciente de la clara superioridad del Magdeburgo, no descarta sorprender al equipo alemán, al menos en Pamplona.

El conjunto navarro, en su segunda participación en competición europea, ha accedido a los cuartos de final de la Copa EHF tras una gran fase de grupos, aunque ahora se medirá a un Magdeburgo que parte como claro favorito, jugando además el partido de vuelta en Alemania.

El equipo alemán, campeón de Europa y de la Copa EHF, es el único conjunto que se mantiene invicto esta temporada en competición continental, acumula casi veinte partidos sin perder y es el mejor de la segunda vuelta de la Bundesliga, por lo que se encuentra en un buen momento.

El Magdeburgo, que no responde al modelo clásico de balonmano alemán, cuenta con jugadores talentosos y de primer nivel internacional, por lo que las opciones del Anaitasuna son pocas, aunque los navarros tratarán de hacer un papel digno, sobre todo mañana en casa en 'La Catedral'.

Sin embargo, el entrenador del Anaitasuna, Juanto Apezetxea, ha subrayado que "hay que soñar". "Hay que venir soñando. Esta oportunidad hay que cogerla y sacarla como sea y no pensar en otra cosa", ha dicho.

Ha comentado que tiene la "sensación" de que a priori la eliminatoria es "imposible" para el Anaitasuna, pero mañana llegará al pabellón "cachondo y convencido" de que van a "ganar y pasar".

"Si vamos a un partido clásico seguramente no tengamos opción, pero hay que tener equilibrio para el que el partido no se rompa por arriesgar demasiado pronto", ha indicado.

En este sentido, ha añadido: "Veo imposible que el partido se pueda romper para nuestro lado, pero veo posible estar en partido. Hay mucha diferencia. Hay que ser realistas y hemos llegado a un punto por encima del nuestro".

Apezetxea ha manifestado que "a un partido se les puede sorprender, pero a dos es muy complicado" y ha señalado que prefiere jugar el primer encuentro en casa.

"A los entrenadores siempre nos gusta jugar la vuelta en casa, pero en este caso es mejor jugar la ida en casa, porque si no, la vuelta podría ser sin opciones (ante la afición)", ha apuntado.

"Hay que venir a aplaudir a los chavales, que han hecho muy buena competición, a disfrutar del rival, que va a costar ver a uno así por Pamplona. Hay que estar en el partido e ir con esperanzas de que puede pasar algo", ha afirmado Apezetxea, que ha dicho que el Magdeburgo "prácticamente no tiene puntos débiles".

El Anaitasuna, que ha perdido sus dos últimos partidos en la Liga Asobal en Logroño y en Huesca, afronta el encuentro "muy justo de gente, físicamente y de cabeza" por la fatiga al seguir en liza en tres competiciones.

Son bajas en el conjunto pamplonés el extremo navarro Álvaro Gastón y el pivote extremeño Alex Garza, mientras que el pivote vasco Ander Ugarte llega "justo" al partido por una infección en el antebrazo.

El partido, de la ida de los cuartos de final de la Copa EHF, se disputará en el Pabellón Anaitasuna, a partir de las 18.00 horas, con arbitraje de los suizos Arthur Brunner y Morad Salah.