Por amor al arte

El nuevo Mercedes-Benz Clase E Coupé es un automóvil que impresiona y cautiva lo mires como lo mires, por donde los mires e incluso aunque no lo mires. La belleza toma forma para configurar un vehículo nacido para emocionar en todo momento.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 22 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La belleza en las formas y la calidad de realización llevada a niveles de exquisitez, junto a la tecnología más moderna. Fotos: Mercedes

La belleza en las formas y la calidad de realización llevada a niveles de exquisitez, junto a la tecnología más moderna. Fotos: Mercedes

Galería Noticia

La belleza en las formas y la calidad de realización llevada a niveles de exquisitez, junto a la tecnología más moderna. Fotos: Mercedes

Por amor al arte. Hay automóviles que nacen fruto del amor al arte, entendido éste como expresión de la belleza, el sentimiento más apasionado y el culto al movimiento. Porque, aunque debajo de las formas subyace la tecnología más avanzada, heredada del sobresaliente Clase E, en la piel del nuevo E Coupé se respira otro espíritu. Se trata de un modelo creado por incondicionales de los grandes cupés, de los deportivos sofisticados que cautivan con su sola presencia y seducen de forma irremediable y definitiva.

Mercedes lo presenta como un turismo “con una expresiva silueta de cupé, un diseño claro y sensual y un elevado confort en largos trayectos para sus cuatro ocupantes, que combina belleza y las virtudes clásicas de un GT (Gran Turismo) con tecnología ultramoderna. Al mismo tiempo hace gala de la inteligencia que caracteriza al Clase E berlina, con equipos opcionales como la plena integración de smartphone, el puesto de conducción widescreen y avanzados sistemas de asistencia a la conducción semiautónoma. Motores potentes de bajas emisiones y un tren de rodaje con sistema selectivo rebajado en 15 milímetros respecto a la berlina, con regulación variable de la amortiguación y hasta suspensión neumática (ambas opcionales), aseguran una vivencia de conducción ágil y deportiva sin renunciar a la comodidad”.

El E Coupé representa, en palabras de la propia marca, “el siguiente paso en el desarrollo del lenguaje de diseño de Mercedes-Benz. Con sus proporciones de cupé presenta un diseño purista con superficies muy marcadas y líneas reducidas. El llamativo frontal con parrilla deportiva en una posición rebajada y la estrella en el centro, el capó alargado con resaltes longitudinales, el habitáculo de altura reducida y posición retrasada y una zaga de formas musculosas se conjugan con cuatro ventanillas sin marco ni montante central para subrayar el carácter dinámico del vehículo. Con la claridad de sus formas, el diseño del cupé se muestra deportivo y al mismo tiempo con estilo”. Sin miedo a equivocarnos, se puede afirmar que es tan bello, espectacular, imponente, seductor y deportivo como elegante y señorial. Un Mercedes cupé en estado puro.

Este admirable diseño se asocia a exquisiteces tecnológicas propias de los automóviles más selectos. Entre ellas cabe citar las luces traseras de led con función de bienvenida (al abrir el coche se encienden del centro hacia fuera y al cerrarlo, en sentido contrario), el cuadro de instrumentos opcional widescreen (dos pantallas de alta resolución de 12,3 pulgadas cada una y configurables al gusto), los difusores de ventilación con un diseño inspirado en los propulsores de aviación, la pantalla táctil con controlador en la consola central y capaz de reconocer incluso la escritura natural, o la iluminación ambiente con 64 tonalidades. Todo ello junto a un interior con una calidad de realización soberbia, tanto por materiales, diseño y acabados como por armonía y equilibrio entre las formas y la función de los componentes integrados.

La carrocería del nuevo E Coupé crece claramente respecto a su predecesor y sitúa sus cotas en 4,826 metros de largura, 1,860 de anchura, 1,430 de altura y 2,873 de distancia entre ejes, progresos que luego también se traducen en un incremento del espacio y confort interior disponible para cada uno de los cuatro asientos individuales, lo que se suma a un razonable maletero de 425 litros de capacidad.

La oferta mecánica anunciada, siempre con cajas automáticas de nueve velocidades 9G-Tronic, incluye el nuevo diésel E 220d, un cuatro cilindros de dos litros con 194 CV, 400 Nm, 242 km/h de velocidad máxima, 4,0 litros de consumo medio homologado y 106 gramos de CO2 por kilómetro, a la venta desde 53.700 euros;acompañado por los gasolina E 300, de cuatro cilindros, 1.991 cc, 245 CV, 370 Nm, 250 km/h, 6,4 litros de gasto promediado y 147 gramos de emisiones, desde 58.500 euros;y por el E 400 4Matic, el tope de gama de momento, con seis cilindros en uve, 2.996 cc, 333 CV, 480 Nm, 250 km/h, 8,1 litros de gasto en ciclo mixto y 183 gramos de CO2 por kilómetro, a partir de 74.900 euros. Sólo un calificativo para concluir: espectacular.

MERCEDES-BENZ

CLASE E COUPÉ